10 animes cyberpunk que deberías ver antes de ‘Blame!’

El anime tiene una larga tradición de obras cyberpunk. No por nada, el país nipón ya era cyberpunk cuando William Gibson, Bruce Sterling Ridley Scott se sacaron el género de la manga. De ahí que, aprovechando el estreno de la adaptación animada de Blame! por parte de Netflix, hemos hecho una lista de los productos de animación japo que mejor casan con la obra de Tsutomu Nihei. Mas como tampoco era cuestión de reiterar cosas obvias, señalando otra vez lo grandes que son Ghost in the Shell o Akira, hemos decidido hacer otro enfoque. Buscar otros animes. Ciertos añosos, otros poco conocidos, otros, simplemente más modernos. Y estos son los diez animes que han pasado nuestra criba.

Aunque poco conocido, Blame! ya tuvo un anime. En dos mil tres, con el manga recién terminado, el grupo TAC hizo una serie de 6 capítulos de seis minutos para su emisión en la red. Mas si bien tenía todo para convertirse en una obra de culto, su estreno pasó sin pena ni gloria. Algo a lo que ayudo que la adaptación, en lugar de seguir la historia del manga, decidiese adaptar un puñado de escenas sueltas con la intención de reproducir el ambiente de la obra original. Algo que, si bien consigue, no convenció ni a propios ni a extraños. Con todo, si bien menor, prosigue siendo una interesante obra dentro del anime cyberpunk. Y si bien sólo sea como curiosidad, la recordamos.

Si en el país nipón el nombre de un director se asocia con cyberpunk ese es el de Yoshiaki Kawajiri. Directivo de Wicked City, Demon City Shinjuku y Ninja Scroll, una buena parte de su carrera como director ha oscilado entre los ninjas y las historias de futuros próximos más violentos que un conjunto de skinheads borrachos una vez que pierda su equipo de futbol favorito. Algo de lo que Cyber City Oedo 808 no es una excepción. Siguiendo las andanzas de 3 criminales obligados a ejercer de agentes de policía, la violencia extrema, los cyborgs y los vampiros se suceden de forma tan salvaje como poética. Por el hecho de que, aunque a veces lo olvidemos, el cyberpunk también implica ser un bruto mecánico.

Habrá quien desee ver cogido por los pelos meter en la lista Dirty Pair. Y no se confundirá. Esta historia cómica de ciencia ficción puede parecer, a primera vista, más una aventura al uso que una historia cyberpunk. Mas ya que las ‘Lovely Angels’ Kei y Yuri consiguen que sus misiones acaben en desastre, podemos concederles que entren en la lista. Singularmente estimando que trabajan para una empresa en un universo donde semeja que los estados tienen poco o nada que hacer contra los criminales. O bien contra agentes de la ley capaces de arrasar urbes enteras.

Dai Satō ha escrito algunos de tus animes preferidos. Aun si no lo sabes. Argumentista encargado de múltiples capítulos de Cowboy Bebop, Ghost in the Shell: Stand Alone Complex y Samurai Champloo, Ergo Proxy fue la primera serie que se encargó de escribir por completo. Con un singular énfasis en la filosofía, el gnosticismo y una mezcla de animación tradicional y digital, la serie fue y es aún el día de hoy una rara avis. Mas también una obra de culto. Una de esas series que, aunque no ha llegado a causar el impacto de mirlos blancos como Ghost in the Shell, logró granjearse las simpatías del fandom cyberpunk.

Ya hemos nombrado múltiples nombres propios. Y es que en el cyberpunk siempre y en toda circunstancia ha habido una fuerte vena autoral. Algo que se hace notar en el nombre que nos ocupa: Tow Ubukata. Argumentista de la segunda temporada de Psycho-Pass y de Ghost in the Shell: Arise, este escritor nipón ha acabado especializándose en cyberpunk prácticamente por accidente. En origen libro, después manga y por último una serie de 3 películas de animación, Mardock Scramble trata sobre una chavala a la que raptan y dan por fallecida, tras lo cual logra subsistir solo por el hecho de que un ignoto la encuentra y decide transformarla en un cyborg. Algo que le va a traer muchos problemas, además del anime que le ha granjeado a Ubukata ser considerado uno de los autores más confiables del cyberpunk contemporáneo.

En la introducción decíamos que no charlaríamos de Akira, pero no dijimos nada de su creador, Katsuhiro Ōtomo. Neo Tokyo es una antología de cortos animados donde Rintaro, Yoshiaki Kawajiri y el propio Ōtomo dan brida suelta a sus ideas más imaginativas. Aunque el corto de Rintaro no es cyberpunk, la carrera mortal de Kawajiri y la historia de contratistas robóticos de Ōtomo son 2 visiones sui generis, amenas y visualmente aplastante, que sí se circunscriben dentro del género. Algo que, dada su originalidad y buen hacer, hacen que se merezcan entrar en la lista.

Aunque el día de hoy poco común, anteriormente era práctica frecuente las colaboraciones entre estudios nipones y productores europeos. De esas colaboraciones, una de las más recientes, dio como resultado Ōban Star-Racers. Narrándonos la historia de una quinceañera partícipe de una carrera intergaláctica, esta producción franco-japonesa tiene un diseño artístico notable, un buen empleo del 3D y, asimismo, un prácticamente nulo reconocimiento fuera de fronteras francesas. Algo que puede mudar en un futuro próximo, dados los rumores de una posible secuela de la serie.

Tal vez este sea el anime más famoso de la lista. Y probablemente no sea preciso recalcar su importancia. Pero la serie de Gen Urobuchi, creador de clásicos contemporáneos como Puella Magi Madoka Magica o bien Aldnoah.Zero, merece estar en la lista. Siguiendo el día a día de un cuerpo policial en un futuro donde el crimen ha sido prácticamente erradicado merced al sistema Sybil, un protocolo universal capaz de medir el índice de criminalidad de las personas, la serie pasa de un estilo procedimental en sus primeros capítulos a un desquiciado juego del ratón y el gato donde los protagonistas deberán intentar capturar a un criminal capaz de saltarse los protocolos de Sybil. Todo eso acompañado una animación y un guión increíble. Razón más que suficiente para entrar en nuestra selección.

Masamune Shirow, autor original de Ghost in the Shell, creo en el dos mil ocho el término original de un anime. Y ese anime se llamaría Real Drive. En un mundo futuro donde internet y la realidad se han solapado, un hombre capaz de viajar entre los dos planos deberá investigar incidentes que no caen estrictamente ni en el plano de la realidad ni en el de Internet. Con un estilo más tranquilo y contemplativo que en su obra más famosa, Shirow creó aquí una serie donde continuar explorando su obsesión por lo virtual, el dualismo mente-cuerpo y todas esas cosas tan propias del cyberpunk. Por el hecho de que, al bueno de Shirow, a pajero no le gana absolutamente nadie.

Chiaki J. Konaka siempre y en todo momento ha basculado entre los Mitos de Cthulhu y el cyberpunk. Mezcla que, quizá, pueda explicar lo extraño de Serial Experiments Lain. Mezclando el género con filosofía, conspiraciones, teoría computacional y un empleo extensivo de internet, en la serie seguimos a Lain Iwakura, una chica tímida que descubre en Internet y los ordenadores un modo de comunicarse con los otros. Y, de paso, de desarrollar personalidad múltiple. Algo que hace de este anime no sólo la serie más extraña de todas y cada una de las que hemos nombrado, sino asimismo una de las más memorables. Al fin y al cabo, no se hallan todos y cada uno de los días una obra capaz de llevar más allí los límites de un género.