10 películas heladas para combatir el calor

10 películas heladas para combatir el calor
10 películas heladas para combatir el calor

¿Todavía podéis respirar, lectores? Puesto que nos alegramos, por el hecho de que a nosotros se nos olvidará de un momento a otro de qué forma hacerlo. El aire acondicionado de nuestra redacción está más a todo trapo que Vin Gasoil, nuestra vestimenta se ha reducido a lo mínimo que exige el pudor y el truco de dejar abierta la nevera (ese que nos enseñó nuestro amigo Homer) se ha probado ineficaz. No hay duda de que esta ola de calor que atravesamos puede terminar con nosotros… a no ser que echemos mano de nuestra arma secreta: el cine. A fin de rebajar las temperaturas, os ofrecemos diez películas que nos llevan a otros tantos lugares muy helados, con preferencia por el Círculo Polar Ártico y aledaños.

10 películas heladas para combatir el calor

En momentos de extrema necesidad, no hay nada como recurrir a los tradicionales. Y, si esos clásicos son John Carpenter Kurt Russell (más Howard Hawks, autor en la sombra del original, El misterio de otro planeta), entonces la lozanía está garantizada. En esta película, el frío polar penetra tan a fondo que hiela hasta la sangre. O, bueno, la sangre no.

Puestos a emigrar hasta lugares menos calurosos, ¿qué tal el corazón de la estepa rusa, en pleno apogeo revolucionario? Cuando veas el refugio invernal al que se mudan Omar Sharif Julie Christie tras salir por piernas de Moscú, querrás quedarte a vivir en él.

Remedio infalible para la crueldad del verano: un viaje de esquí a los Alpes franceses. Mucho ojo, eso sí, por el hecho de que en esta clase de periplos las discusiones son ineludibles. Que si “has perdido el forfait”, que si “al apres-ski va a ir tu santa madre”, que si “cuando cayó esa avalancha saliste corriendo y me dejaste sola”… Vamos, lo normal.

Con la ayuda de Frank Frazetta, uno de los dibujantes más macarras que en el mundo han sido, Ralph Bakshi ofrece el equivalente en el cine de animación a un disco de Manowar¿Donde está el interés? Puesto que en que el villano Nekron aspira a crear una nueva era glacial, dejando el planeta rígido como un témpano. Uy, qué bien nos cae este chico.

Seguimos con los recorridos turísticos: esta vez, nos marchamos al norte de Canadá, con sus paisajes inigualables y su hostilidad natural hacia toda criatura sin pelaje ni colmillos. Además, nos acompaña un guía de excepción: nada menos que ese Liam Neeson capaz de acabar  con una manada de lobos grises sólo mirándolos un poco de lado.

¿Es que solo los adultos pasan calor? Como es lógico que no: los más jóvenes de la casa también están ahogados vivos. Y, ¿qué mejor plan, a esa edad y en estas circunstancias, que acompañar a una muchacha valiente en un viaje al Polo Norte? Esta historia de aventuras ‘a la antigua’, con veleros y misiones imposibles, plantea justo eso.

El sitio en el que muchos amantes del cine pensamos cuando el calor nos ahoga no es otro que Fargo. Y, en lugar de dejarnos llevar hasta allí por los hermanos Coen, como sería de aguardar, empezamos el periplo en el país nipón acompañados por Rinko Kikuchi. La actriz de Pacific Rim interpreta acá a una chica muy fan de Ethan y Joel, además de tan fuera de sus cabales que la consideran un tanto rara incluso en Minnesota.

¿Buscas un buen alojamiento para pasar el verano? Tranquilo: nuestros amigos Stanley Kubrick Stephen King han dejado de pelearse a lo largo de cinco minutos para recomendarnos el Hotel Overlook. Según explican, el establecimiento tiene una ubicación idílica en las montañas de Rojo, estupendas actividades para los pequeños y un personal muy eficiente.

Para desvanecer el calor, no hay nada como la Guerra Fría. Y, para quedarse helado, no hay nada como enterarse de la leyenda que asocia a este thriller de espías con Howard Hughes. Según afirman, el millonario majara se quedó tan prendado de este filme que ordenó a una de sus transmisoras de TV que la emitiera 100 veces seguidas. La película dura ciento cuarenta y ocho minutos…

¿Buscas una experiencia congelada por fuera, mas con la suficiente calidez interior? Está claro: esta película de Isabel Coixet es lo tuyo. Partiendo de un hecho real (el viaje al Ártico del explorador Robert Peary y su esposa Josephine Diebitsch), la cinta nos forra de pieles a Juliette Binoche de pies a cabeza, poniéndola a recorrer las nieves eternas al lado de una nativa (Rinko Kikuchi, again: se ve que a esta chica le gusta el frío).