7 documentales sobre actrices y actores malditos que deberías ver

Aprovechando el aniversario de Heath Ledger, Spike TV ha lanzado el tráiler de un documental dedicado a su vida y un poco a su carrera. Ha ocasionado sensación, claro, pues deseamos saber absolutamente todo sobre el actor que hizo de Joker y de cawboy gay, y que murió demasiado pronto, y que era más atrayente y carismático que los personajes que interpretaba. Un genuino mito para nuestra generación.

¿Qué hay, que nos gusta tanto, en la vida de los actores? Sobre todo en la de los malditos. Es una curiosidad intrínseca por esa profesión con la que deciden convertirse (los que son buenos) en mil personas diferentes. Esto no puede hacerse sin que deje huella y ese proceso es fascinante. Y al contrario de lo que se pueda meditar es verdaderamente importante la vida privada de un actor para comprender su arte. Es, al menos, aclarador. Y morboso sí, pero qué le vamos hacer. No podemos negar nuestros impulsos.

Por ejemplo, de esa obra maestra titulada Moteros tranquilos y toros salvajes y escrita por Peter Biskind aprendimos que Warren Beatty paseó por las sábanas de medio Hollywood y que además fue uno de los precursores del radical cambio de la industria y que una cosa no podía ser sin la otra. Cuanto más detalles sobre las actrices, bailarinas, productoras y directivas de casting que Beatty amó, más comprendemos su forma de actuar, o su implicación como productor o bien director. Y de esta manera ocurre con muchas otras personalidades de las que por suerte tenemos buen material para satisfacer nuestra curiosidad.

“Es realmente difícil hablar en serio de Monroe, pues era toda oropel. Se escapaba a la seriedad; cambiaba de tema. Pero cuando uno veía en la pantalla el resultado que había logrado, por las buenas o por las malas, se quedaba asombrado. Era pasmoso lo que irradiaba. Y, si bien no lo parezca era una genial actriz de diálogo. Sabía dónde iban las risas. Lo sabía. A cambio, claro está, teníamos a trescientos extras: miss Monroe tenía que aparecer a las nueve en punto de la mañana y no llegaba hasta las 5 de la tarde. Llegaba y decía: ‘Lo siento, me he perdido cuando venía al estudio’. ¡Llevaba 7 años contratada allá!”

Esta es quizás de las mejores anécdotas de la actriz contada por el muy grande Billy Wilder. No hace falta considerablemente más para comprender que ella era algo fuera de lo normal mas que algo fallaba ahí.

De Marilyn Monroe se han escrito centenas de libros, se han hecho películas tan loables como La vida secreta de Marilyn Monroe y reportajes otros 340. Con lo que elegir uno solo no es sencillo. No obstante, hay uno que lo tiene todo: Marilyn Monroe: Sus últimos días. A una parte de contar como se construyó el icono, narra con una sensibilidad apabullante gracias a la reconstrucción de su último metraje: Something Got To Give, de qué manera Marilyn odiaba ser Marylin.

Bogart es Bogart. Es el seductor, el hombre que mejor fuma del cine clásico. El del sombrero y gabardina. El que todos los hombres deseábamos ser una fría noche de invierno cuando salimos a la puerta del bar a echar un cigarro. ¡Diablos! ¿Cuántos habremos comenzado a fumar por culpa de Bogart?

Bogart era un tipo difícil. Audrey Hepburn reconoció en varias ocasiones que su compañero en Sabrina de reparto era no menos que astuto. Él simplemente decía que la actriz no sabía actuar. Y es que pasaban dos cosas, la primera es que Bogart siempre y en toda circunstancia iba dos copas por delante del resto, y la segunda que el actor quería a Lauren Bacall para el papel protagonista.

El mejor documental sobre el actor es Bacall on Bogart, donde relata la historia de su vida con el actor. Su amor, sus malos momentos, su faceta reivindicativa, básicamente todo sobre el protagonista de Casablanca.

La muerte de Brittany Murphy conmocionó al mundo. Por el hecho de que era muy joven, pues apenas había probado su talento como actriz y vaya si lo tenía, porque su muerte ocurrió en extrañas circunstancias, cosa que hace que la historia de leyenda se infle como un globo.

No se ha hecho reportaje alguno, pero esta película de Joe Menendez en la que Amanda Fuller interpreta a la actriz es una joya, una película tan mala que es buena. Y merece que hagamos una salvedad. Excesiva y al tiempo entrañable y cursi, es casi pornográfica en su forma de relatar los problemas de la actriz, sobre todo los de su autoestima. Un documento al que no deberíamos hacer mucho caso pero que nos acerca a esta horrible industria de buitres. Y sobre todo, esta cinta traducida en España como Todo por un sueño, nos enseña que los actores y las actrices pueden ser personas con muchas inseguridades. Tantas que en ocasiones acaban ahogándoles.  Y no lo vaciléis, cada inseguridad y cada complejo se refleja en sus interpretaciones.

El mito de los mitos. El actor que tiene el récord de convertirse en leyenda con tan solo 3 películas. Los jóvenes de su generación querían mirar como él, conducir como él, vestir como , apoyarse en los marcos de las puertas como él… Hizo 3 películas, 2 clásicos y una obra maestra: Rebelde sin causa, Gigante y Al este del Eden respectivamente.

Como ocurre con Marilyn Monroe hay mucha tinta vertida sobre este icono y no es sencillo escoger un reportaje, mas sin duda, el que hizo Michael J. Sheridan que narraba Martin Sheen es el más revelador. 88 minutos con documentos gráficos, fragmentos de sus películas en TV y entrevistas con sus compañeros son suficientes para entender la obsesión que este joven americano tenía con la velocidad, la búsqueda de la perfección en la pose, el arte de seleccionar buenos papeles y la cualidad innata de quitar cada fotograma a tus compañeros de reparto.

El animal más precioso del planeta. La mirada de Ava Gardner te traspasa desde una foto o bien desde un fotograma. Imagina haber compartido con ella noches interminables por Gran Vía, por Chicote, por Las Ventas. Es la actriz más de España de Hollywood. Su vida fue puro éxtasis. Alcohol, seducción, cine, toros y un piano. Y como muchas actrices y como muchos actores detestaba verse en pantalla, decía que esa mujer no era ella.

Con esa premisa abre Isaki Lacuesta, ya no solo el mejor documental sobre Ava Gardner, sino uno de los mejores documentales cinematográficos de los últimos años. Con el primer plano de la actriz en Pandora y el primero de Harén, la primera y la última película que Ava rodó en España, el directivo enlaza una historia sobre cine, montada con exquisitez y donde la actriz dialoga consigo misma sobre su pasado, su presente y, inconscientemente, sobre su legado.

El James Dean del Nuevo Hollywood. Con una carrera casi igual de corta pero ni tan guapo, ni tan icónico… mas considerablemente más magnético y considerablemente más actor. Todos y cada uno de los amantes del cine de los 70 sabemos que no hubiese sido lo mismo sin él. Nuestro Fredo… ¿Qué sería El Padrino sin Fredo? Todas sus interpretaciones son de personajes secundarios mas todas las películas fueron nominadas al Oscar. Él quería ser del procedimiento como Dean, pero no podía, pues su arte radicaba en todo lo opuesto, en la torpeza, en su fragilidad, en su entrañable fealdad y en la debilidad de su mirada.

Sólo interpretó 5 películas antes de fallecer. ¡Mas qué cinco películas! El padrino, La charla, El padrino Parte II, Tarde de perros y El cazador. Richard Shepard reconstruye el mito a través de un reportaje que, cinematográficamente hablando, se encuentra entre los mejores que ha hecho la HBO. Descubriendo a John Cazale se alimenta de las mejores secuencias del actor y de entrevistas a sus colegas, entre las que resaltan la de Meryl Streep, su fiel acompañante hasta el momento en que murió. Imperdible documento.

Al inicio de este informe hablábamos de lo importante que es conocer la vida privada de un actor para comprender su arte, su estilo, su talento… Mitchum charlaba poco por el hecho de que fumaba mucho, era un verdadero adepto a la mariguana, Mitchum escuchaba pues era más inteligente que los demás, Mitchum era libre y seguramente se acostó con más mujeres que Warren Beatty, solo que jamás lo dijo.

Aunque estos detalles de su vida no se cuentan en Robert Mitchum: The Reluctant Star, estamos frente a un documental indispensable para los entusiastas del actor. Y ya no solgo por el hecho de que salgan mitos como Anthony CAruso, Deborah Kerr o Syndey Pollack hablando de este actor y su vida tanto fuera como dentro de la pantalla, sino pues mismo aparece hablando del cine, de su niñez y juventud, de sus logros y de sus caídas, como su legendario arresto por fumar yerba. Jamás Mitchum ha hablado tan abiertamente como en este filme.