7 personajes DC que deberían tener serie

Llevar casi ochenta años en el candelero, es lo que tiene. Si hay algo que no le falta al Universo DC son personajes. Muchos personajes, creados a lo largo de décadas y décadas de tebeos… que apenas han tenido versiones en imagen real. Si bien su cosmos animado tuviese un censo kilométrico, los grabes y las series del estudio siempre se han fijado en sus ‘tres grandes’ (Batman, Superman Wonder Woman) antes que en personajes con menor reconocimiento, mas asimismo con un enorme interés.

Ahora que las películas (con Liga de la Justicia a la cabeza) y las series de The CW (Arrow, The Flash, Supergirl Legends of Tomorrow) han dinamizado el cotarro, proponemos más de doce de personajes que se merecen un espacio en la parrilla televisiva. Entre ellos hay espacio para lo cómico, lo terrorífico, lo excitante y lo simplemente extraño. Pues, desde 1938 hasta hoy, ha habido espacio para ideas de todo género.

Question

Steve Ditko, coautor de Spider-Man, concibió a este héroe sin rostro en mil novecientos sesenta y siete como forma de dar rienda suelta a sus ideales de extrema derecha. Algo que Denny O’Neill (guionista insigne) deshizo en los 90, transformando al personaje en un rojeras. Pero, ante el interés narrativo, las ideologías palidecen: bien se esconda tras la máscara el cronista Vic Sage, bien la detective Renée Montoya (a la que hemos visto en Gotham con los rasgos de Victoria Cartagena), Question es uno de los aventureros más extremos de DC. Su afición por los bajos fondos y su galería de enemigos, en la que hay más políticos corruptos que supervillanos, convertirían su show en una estupenda réplica a Daredevil.

Animal Man

A veces, los superhéroes con menos glamour son los que tienen más gracia. Véase el caso de Buddy Baker, creado por Dave Wood Carmine Infantino en 1965 y resucitado por Grant Morrison en mil novecientos ochenta y ocho. Tras un encuentro alienígena, Buddy es capaz de imitar las habilidades de los animales que le rodean (vamos, que, si hay peces cerca, puede respirar bajo el agua). Y, merced a esas habilidades, puede ganarse el pan como especialista de cine, por el hecho de que estamos hablando de un padre de familia que le tiene más miedo a quedarse en paro que a Darkseid, y cuyo sueño dorado es ingresar en la Liga de la Justicia. Materia prima ideal para una serie sin alardes visuales, mas con mucho humor y mucho surrealismo.

Booster Gold y Blue Beetle

Uno es un don nadie del siglo XXV que viajó a nuestra época porque quería ser un superhéroe. El otro, un millonario inventor para el cual combatir el crimen es más fácil que combatir el hastío. Juntos, son el par de desastres vivientes más inmaduro y descacharrante del Cosmos DC. Aunque aparecieron en uno de los últimos episodios de Smallville, y aunque Gregg Berlanti (el máximo responsable del ‘arrowverso’) ha expresado sus intenciones de llevar a Booster al cine, la idea de una serie humorística protagonizada por dos superhéroes patanes nos semeja demasiado buena para desaprovecharla.

Adam Strange

En el planeta Rann, allá por Alfa Centauro, Adam Strange es un héroe con pistola de rayos y mochila a reacción (y una novia sorprendente, asimismo). En la Tierra, es un pringao. Y, como los cómics son así, se teletransporta al azar entre los 2 mundos, pasando de aventurero interplanetario a arqueólogo en paro sin solución de continuidad. Si esta premisa no te parece lo suficientemente atractiva, agreguemos que las historias de este personaje siempre y en todo momento han tenido un look retro exageradamente entrañable, lleno de guiños a Flash Gordon y otros clásicos de las aventuras espaciales. Hay peores disculpas para escatimar presupuesto…

La Patrulla Condenada

Poderes extraños, marginación social, un mentor en silla de ruedas… Efectivamente: la Patrulla Condenada llegó a los quioscos en mil novecientos sesenta y tres, el mismo año que los X-Men, despertando desde entonces severas polémicas sobre si fue antes el huevo o la gallina. Eso sí: cuando Grant Morrison los tomó por banda en 1990, les hizo ganarse a pulso su título de ‘héroes más extraños del mundo’. Con protagonistas como Crazy Jane (una chavala con 64 personalidades, y 64 superpoderes), secundarios como Flex Mentallo (¡el superhéroe cachas!) y villanos como la Hermandad Dadá, esta serie sería un reto para argumentistas y showrunners. Mas, tras haber visto Legión, llevarla a la pantalla no nos semeja tan difícil.

Sandman

Atención: no hablamos del personaje creado por Neil Gaiman y que Joseph Gordon-Levitt ha intentado (sin éxito) llevar al cine. Este Sandman, que llegó a las viñetas en mil novecientos treinta y nueve (y que fue salvado en los 90 por el argumentista Matt Wagner) fue la inspiración para dicho antihéroe, y resulta casi igual de siniestro que . Los casos del detective Wesley Dodds, con su máscara y su pistola de gas somnífero, transcurren en los EE UU de la Gran Depresión, y resultarían la premisa ideal para una serie de intriga con ambientación de temporada. ¿Un crossover con la Sociedad de la Justicia que ya apareció en Legends of Tomorrow? Pues molaría, por supuesto que sí.

Espectro

Las noticias sobre la muerte del policía Jim Corrigan fueron muy exageradas. Es verdad que unos malosos lo acribillaron a balazos, mas, en lugar de pasar al otro distrito, fue revivido por una misteriosa voz (¿la de Dios? ¿o bien la de su vecino de abajo?) para convertirse en un instrumento de su venganza. O sea, que este personaje se dedica a ejecutar delincuentes de formas atroces a la par que irónicas, algo que le transforma en uno de los personajes más políticamente incorrectos de DC. Llevarlo a la TV sería complicado, mas si queremos una inmersión en el lado paranormal de su cosmos, se nos ocurren pocos personajes mejores.

The blog post siete personajes DC que deberían tener serie