A la cárcel por afirmar que él creó ‘Kung Fu Panda’

El dibujante Jayne Gordon demandó a DreamWorks por un presunto plagio. Ahora, el tribunal ha fallado… y es él el que va a prisión

Po bar640.jpg

 

“A cada taquillazo, un juicio por copyright” es un viejo refrán que se cita de forma frecuente en Hollywood. Y asimismo es una verdad como un templo. Pero, si bien los juzgados de la Meca del cine no den abasto atendiendo demandas de propiedad intelectual, la historia de Jamye Gordon se pasa de la raya: este dibujante ha sido condenado a un par de años de cárcel por haber afirmado que él creó la saga Kung Fu Panda. 

En dos mil ocho, Gordon demandó a DreamWorks, afirmando que la productora plagió su proyecto Panda Power para las aventuras de Po y sus Cinco Furiosos. A cambio de dejar correr el tema, el artista le demandaba a la productora de Spielberg, Katzenberg Geffen una indemnización de 12 millones de dólares estadounidenses. Por supuesto, DreamWorks puso a una legión de abogados a seguir las huellas de Gordon… y el resultado no fue agradable para el demandante.

Según ha fallado el tribunal pertinente, Jamye Gordon alteró su trabajo original para hacerlo más similar a Kung Fu Panda. No contento con retocar los dibujos de Panda Power, el demandante afirmó que su proyecto tenía por título Kung Fu Panda Power. El colmo del despropósito llega al leer que algunos de los bocetos presentados como prueba a lo largo del proceso eran, realmente, ilustraciones de un libro para colorear de El rey león.

Así pues, en lugar de llevarse unos milloncejos, Jamye Gordon va a pasar veinticuatro meses a la sombra por estafa y perjurio. Además, va a deber abonar 3 millones de dólares estadounidenses en concepto de daños y perjuicios. Seguramente, los ejecutivos del departamento legal de DreamWorks van a estar frotándose las manos en este momento, lo que no debería hacernos olvidar que otros juicios de este tipo (también relacionados con el planeta de la animación) lanzan una luz bastante peor sobre las prácticas de los estudios.