‘Amar’ a María Pedraza, la estrella de cine que nació en Instagram

María Pedraza no soñaba con ser actriz cuando era pequeña. Su pasión siempre y en todo momento fue el baile, disciplina a la que ha dedicado toda su infancia y juventud, desde que empezara a practicarla a los seis años. Ni tan siquiera una lesión que padeció en el peroné impidió que se transformara en bailarina clásica profesional. “Nunca me había planteado ser actriz”, nos cuenta María al otro lado de la línea. Sin embargo, la joven de 21 años acaba de comenzar en la gran pantalla con Amar, el primer largometraje de Esteban Crespo. “Desde pequeña he estado centrada en la danza, aunque mi madre siempre y en toda circunstancia me decía que hiciese interpretación, que me iba a venir bien para coger seguridad en mí misma”, recuerda Pedraza. 

Img maria pedraza 463 garaytalent.jpg

Esta inopinada incursión en el planeta de la interpretación se la debemos a Instagram, red social en la que la actriz es una “it girl”, si bien a ella misma le cueste creerlo: “No soy siendo consciente de esas cosas. Jamás me he tomado mi Instagram tal y como si fuera una ‘influencer’. La utilizo a fin de que mis seguidores puedan disfrutar de lo que estoy disfrutando yo ahora”. Pese a las más de 3o.000 personas que siguen su cada día mediante la red social, María prosigue considerándola un rincón muy personal: “No lo empleo como algo superficial para venderme. Es contradictorio, pero allá muestro mi más profundo”. 

Fue exactamente en ese rincón tan privado como público donde la descubrió Esteban Crespo, quien, acto seguido, pidió a las directivas de casting de Amar que le hiciesen una prueba. “Estaba super nerviosa, no había hecho esto en mi vida”, nos cuenta Pedraza, conmovida al recordar el momento: “Después de hacer el casting, estaba todo el rato pendiente del teléfono y en el momento en que me dijeron que me habían cogido, no me lo podía creer la verdad”. Fue después, a lo largo del rodaje, cuando Crespo confesó a la actriz que había pedido que le hiciesen una prueba tras haberla visto en Instagram: “Me hico mucha gracia, la verdad”.

Vibrate your body⚡️

Una publicación compartida de Maria Pedraza (@mariapedraza_) el

Amar, que se estrenaba el pasado veintiuno de abril en cines, plasma la intensidad del primer amor mediante la relación entre Laura y Carlos, interpretados por Pedraza y Pol Monen. Laura es una chica que se semeja mucho a María, o bien María se semeja mucho a Laura”, confiesa Pedraza, que insiste en que se ha sentido muy cómoda a lo largo de su primer rodaje. “Al principio, el proyecto me daba miedo. Era mi primera vez en todo esto y pensaba en cómo serían las escenas de sexo. Mas tanto Pol [Monen] como el resto del equipo son increíbles y siempre y en toda circunstancia me arroparon”.

La película arranca exactamente con una discutida escena de sexo, exactamente la misma con la que comenzaba el corto homónimo: “Es una escena compleja de hacer y a los espectadores les puede agradar o bien no. Es una secuencia realmente fuerte, mas asimismo muy profunda y especial. Ahí se ve la confianza que se tienen esas personas, su atracción tan intensa, sin ningún tipo de pudor. Y nos partíamos de risa por el hecho de que era muy jocosa de rodar”. Para María, esa intensidad propia del amor adolescente es fundamental para entender la historia entre los protagonistas y Rizado ha sabido captarla con precisión: “Es una relación muy real. En algún momento de la vida, todos sentimos esa atracción, esa locura. Yo misma he vivido un amor de esta forma de intenso”.

A pesar de insistir en la gran experiencia que ha supuesto esta ocasión, Pedraza no estaba segura de si verdaderamente deseaba dedicarse a la actuación tras concluir de rodar Amar: Cuando terminé la película, no sabía si proseguir o bien no con la interpretación. Pensaba: ‘Me ha encantado hacer esto, pero estoy sobresaturada y fatigada de no ver a mis padres, a mis amigos, a mi novio… Al finalizar, quería relajarme y no pensar en nada”. No obstante, el gusanillo por la actuación no menguaba y, en septiembre del año pasado, se reconoció a sí misma que echaba de menos meterse en la piel de otras personas: “No podía proseguir engañándome, me había gustado la experiencia. a había disfrutado un montón. Así que en el mes de octubre hice un curso intensivo para poder ver si sentía lo mismo que en Amar, ese cosquilleo de estimar seguir interpretando. Y, efectivamente, supe que deseaba dedicarme a ello”.

Ahora, está viviendo su primer estreno con ilusión: “Tenía ganas de que la gente pudiese gozar de la película. Es algo que jamás me había pasado y estoy como en un sueño que no quiero que se acabe”. El instante más emocionante, si bien asimismo en el que más nervios pasó, fue durante el preestreno del filme, cuando pudo ver Amar acompañada por familiares y amigos: “Mis padres siempre y en toda circunstancia me han apoyado mucho, están super emocionados”. ¿Y de qué manera fue para ella verse en pantalla grande? “La primera vez que vi la película, estaba con Pol [Monen]. No parábamos de reírnos y sacarnos fallos. Pero esa sensación de verme ahí por vez primera jamás se me va a olvidar. Es muy gratificante ver todo el trabajo que has hecho”.

La carrera artística de esta joven madrileña no ha hecho más que iniciar. El dos de mayo estrena la serie La casa de papel, en el que interpreta a Alison Parker, la hija del embajador británico: “Me agrada mucho porque es un personaje que medra poquito a poco. Además, la serie es un thriller muy potente, muy cañero, y muy diferente a todo lo que ha salido en España”. No obstante, si ha de escoger entre la pequeña y la gran pantalla, lo tiene claro: “El cine me encanta”.