‘Animales fantásticos 2’ crea polémica… y Macaulay Culkin la aprovecha para contactar con J. K. Rowling

Aunque su infancia y adolescencia no tuvieran mínimo de idílicas, al menos Macaulay Culkin parece activo aprendido de ellas un par de trucos muy hollywoodienses. Sin ir más acullá, montar la ola de una polémica a cuenta de la representación étnico para ponerse en contacto con una de las escritoras más leídas del mundo… y dejarle su currículum como si tal cosa. Eso fue lo que hizo ayer el actor de Solo en casa a cuenta del escándalo tuitero armado en torno al tráiler de Animales fantásticos 2: Los crímenes de Grindelwald. 

Vayamos por partes: la controversia de marras se debió a la aparición de Nagini (Claudia Kim), la maga tenebrosa que acabará convertida en el horcrux de Lord Voldemort. Cuando usuarios de origen oriental criticaron la presentación del personaje (“Una mujer asiática que acaba convertida en la mascota de un hombre blanco”, protestó la escritora Ellen Oh), Culkin aprovechó para meter cucharada:

“¡Ey, J. K. Rowling, estoy de tu parte! ¡Nagini puede ser lo que quiera ser! Es una mujer/serpiente robusto”, comenzó el actor. Y, acto seguido, fue a lo suyo: “¿Puedes escribirme un papel en tu próxima película? Soy Macaulay Culkin, el de Solo en casa, y además estuve en El guardia de las palabras (experiencia con la brujería)”. Como vemos, a Culkin no le dolieron prendas en recapacitar este postrero filme, que protagonizó contiguo a Christopher Lloyd allá por 1994.

¿Fue esto todo? ¡No! Porque resulta que en Los crímenes de Grindelwald además interviene Dan Fogler, actor con el que Culkin trabajó en Solo en casa 2. Así que Macaulay le pidió una recomendación, y todo. “Somos amigos en la vida existente”, le recordaba.

En respuesta a las pullas de un fan cachondo, Culkin incluso detalló su ficha mágica: “Aunque parezca un Malfoy, en efectividad soy un Gryffindor y mi patronus es un mastín”. 

Pero la historia acabó con una nota cruel: el comediante Andy Milionakis recordó aquel punto débil que Macaulay Culkin mostraba en Mi chica. “No lo hagas”, escribió dirigiéndose a Rowling. “No puede sujetar ni una picadura de abeja”.