Aparece un guion desconocido de Stanley Kubrick

Aparece una aclimatación de ‘Fervoroso secreto’, de Stefan Zweig, que Stanley Kubrick coescribió con el libretista de ‘Senderos de Notoriedad’ y ‘El Rostro Impenetrable’

El profesor universitario Nathan Abrams, autor del ejemplar Stanley Kubrick: New York Jewish Intellectual ha enfrentado un guion desconocido del director de La Chaqueta Metálica y 2001: Una Odisea del espacio, según recogen sus declaraciones en diferentes medios.

El guion lleva por título Burning Secret y por lo que indica Ambrams se manejo de una aclimatación de la novelística Fervoroso Secreto, de Stefan Zweig que habría sido escrito en 1956 con Calder Willingham, uno de los guionistas con los que firmaría Senderos de Notoriedad amoldonado luego. Una de las cosas más interesantes del guion es que lleva el encabezamiento del área de guiones de MGM, con lo que es posible que el tesina llegara a estar en marcha en algún momento preparatorio al rodaje de la película bélica protagonizada por Kirk Douglas y Adolphe Menjou.

Hasta ahora no era ningún secreto el interés de Kubrick por la novelística de Zweig, y de hecho contiene algunos utensilios comunes con Relato Soñado, la obra de otro escritor austriaco, Arthur Schnitzler, que muchos abriles más tarde le serviría para rodar Eyes Wide Shut. Sin secuestro, se desconocía que existiera una traducción completa de guion y mucho menos que esta estuviera firmada con Willingham, un libretista injustamente olvidado que reescribió alguna parte de Espartaco, que preparó El rostro impenetrable con Kubrick ayer de que este abandonara el tesina y quien en 1968 sería nominado al Oscar por su trabajo en El Diplomado.

Según explica Abrams, el guion está casi vivo para que hoy pudiera rodarlo otro cineasta, y detalla que ha cedido con él mientras prepara su próximo ejemplar, Eyes Wide Shut: Stanley Kubrick and the Making of His Final Film y que se encuentra en los archivos que dejó un colaborador del cineasta.

Fervoroso Secreto, la novelística diferente de Zweig ya ha visitado el cine en dos ocasiones: una dirigida por Robert Siodmak en la Alemania de 1933 y que levantó no pocas ampollas entre el partido facha a causa de su “inmoralidad”, y otra firmada en 1988 por un colaborador de Kubrick, el cineasta Andrew Birkin (ayudó al director de Atraco Consumado a delimitar exteriores para su Napoleón) y que en España se tituló Secreto en llamas.

Todo apunta a que deberíamos mezclar esta semana como “la de los descubrimientos raros de Stanley Kubrick” ¿No?