Así habrían sido las secuelas de Warcraft

Warcraft
Warcraft

El director Duncan Jones acepta que le agradaría seguir llevando los juegos de Blizzard Entertainment a la pantalla. “Si lo consigo, será por pura cabezonería”, admite

 

Gracias a su incontenible éxito en China, Warcraft: El origen es la película basada en un videojuego más taquillera de la historia. Pero sus críticas fueron tan deplorables (la mayor parte, por lo menos) que es prácticamente imposible que tenga una secuela. El directivo Duncan Jones lo sabe, con lo que se ha desahogado en un pase para fanes de la cinta en la ciudad de Londres, contando cuáles serían sus planes caso de que la segunda parte se llegase a rodar.

Jones comienza recordando que Warcraft terminaba mostrándonos a Thrall, un personaje vital en los juegos, cuando todavía es un admirable bebé orco. “Mi idea era contar, a lo largo de tres películas, cómo Thrall hace la visión de Durotan [su padre, interpretado por Toby Kebell] de crear una nueva patria para los orcos”, explica el director.

“Así puesto que, en la secuela hubiéramos visto la adolescencia de ese bebé. Y, si conoces la historia de Warcraft, entonces sabes que la historia del personaje se semeja mucho a la de Espartaco”, prosigue Duncan Jones. Además, el director afirma que la familia y las relaciones entre personajes habrían sido lo más importante de sus películas: “Todo lo demás es palabrería, nombres y mierdas así”.

Lo cierto es que, críticas aparte, a Jones se le nota que la saga Warcraft le interesa de veras, y se tomó su filme con mucha más dedicación de lo normal en las películas ‘de videojuegos’. En su filme, por otra parte, esos orcos resultaban considerablemente más interesantes que unos humanos (Travis Fimmel, Dominic Cooper…) extremadamente rígidos, y la gran cantidad de escenas eliminadas tampoco asistían a progresar el conjunto. ¿Una ocasión perdida para ver más películas interesantes? Jones es el primero que acepta que las secuelas solo aparecerán, si aparecen, “por pura cabezonería”.