[Cannes 2017] No te comas a Totoro, por favor

¿De qué se habla hoy en Cannes? Por si la polémica de Cannes con Netflix daba para poco, la primera proyección en competición de una película producida por la plataforma ha estado caldeada con pataleos, pitidos y abucheos desde el patio de butacas. Primero, dirigidos alternativamente hacia el logo del festival y el de Netflix; luego, como queja por el hecho de que Okja ha comenzado a proyectarse con un formato erróneo, perdiendo imagen por encima de la pantalla. De esta forma, hasta diez minutos. Como debut de una producción VOD en el festival de cine más esencial del mundo, no está nada mal. El pobre Bong Joon-ho seguramente preferiría que más bien se hablara de su película en sí, pero bueno.

1495203955 okja01.jpg

¿Qué películas has visto? Así sea por esos motivos extracinematográficos o bien no, Okja es lo más comentado del día. Tras las tiranteces con los Weinstein por el corte final de Snowpiercer, Bong Joon-ho se ha lanzado a los brazos de Netflix para trabajar con libertad en su nuevo proyecto y el resultado no podría estar más cerca de un ventajoso acuerdo creativo. Por un lado, Netflix obtiene una película familiar, eficaz, trepidante y con emoción, de mensaje ecológico explícito y llena a rebosar de personajes recordables. Mientras que, Bong tiene la ocasión de visitar un subgénero particularmente querido del cine popular coreano: los cuentos de amistad entre una pequeña y una gran bestia. Por algo fue la plantilla elegida en dos mil trece para la primera película de la industria coreana rodada en 3D: Mr. Go, la historia de un gorila estrella de beisbol.

Okja no se posiciona lejos de esa faceta lúdica, aunque también quiere dejar claro su mensaje ecologista y contra el maltrato animal en la industria alimenticia. La criatura llamada Okja, a medio camino entre un cerdo gigante con carra de perro bueno y boca de hipopótamo, es un producto de manipulación genética desarrollado por una enorme empresa multinacional para vender su carne. Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal se recrean en sus tics más caricaturescos al interpretar a los villanos de la función, resueltos a separar a la protagonista Mija (An Seo-hyun) de su cuadrúpeda mejor amiga llevándosela de las montañas de Corea del S. donde se ha criado hasta N. York, todo como una parte de una campaña de relaciones públicas. Este es uno de los grandes aciertos del filme de Bong: exponer con su paradójica crudeza de qué manera se edifica la empatía cara unos animales creados solamente para el consumo humano.

Así, una gran parte de la película consiste en recobrar a Okja de manos de la malvada Mirando Corporation. Para ello, Mija cuenta con la cooperación de un hilarante conjunto ecoterrorista dirigido por Paul Dano que demuestra, de nuevo, la sencillez de Bong para presentar personajes de manera memorable. La llegada de esta panda (donde asimismo están Steven Yeun y Lily Collins) lleva la película por derroteros de aventura atrevida que recuerdan al frenesí tonal de los grupos humanos de Ghibli, anudando la evidente inspiración de Okja en dos pilares de Hayao Miyazaki como son el candor nada sentimentaloide de Mi vecino Totoro (con cita visual incluida) y la lucha por la libertad de El viaje de Chihiro (hay evidentes similitudes entre la villana de Swinton y Yubaba).

Si habías olvidado The Host, Bong Joon-ho te recuerda que lleva diez años siendo de los mejores directores de cine industrial con raíz de serie B, en exactamente el mismo eje de coordenadas que Joe Dante o, sí, John Carpenter. Llevando todavía más lejos la filiación, habrá quien considera lesivo (?) comparar a alguien con Steven Spielberg. Para los que comprendemos por qué es un elogio, tenemos en Okja una película que podría ser la E.T. de próximas generaciones; la de esos millones de pequeños que la van a ver en sus casas, no en una sala de cine.

La imagen del día: Jeanne Balibar analizando, copiando y mimetizando los ademanes de la vocalista Barbara, dando vueltas a los dedos de su mano mientras canta al piano, dentro de una habitación con espejos y la proyección de una actuación original de la artista parisina. Uno de los momentos más embriagadores de la poderosa, poliédrica y excesiva Barbara, el filme biográfico de Mathieu Amalric sobre la cantante de Dis, quand reviendras-tu? que ha estrenado la sección Un Certain Regard.

¿Qué esperas de mañana? Lo espero todo de esta tarde, que todavía no he visto a Claire Denis (¡afirman que con su película más Hong Sang-soo! #memuero) y Philippe Garrel.

Palmómetro: Ya que Okja ha sido descartada de hecho por el presidente del jurado (¿o bien qué si no?), hay que seguir apostando por Wonderstruck dentro del palmarés. Pero es que el resto de la competición no lo ha puesto simple, salvo que la mezcla de drama de asilados y superpoderes propuesta por Kornél Mundruczó en Jupiter’s Moon haya seducido a Will Smith, que todo puede ser.