Cannes 2017 Pedro Almodóvar He sentido el impacto de encontrarme ante una obra maestra

En la primera rueda de prensa de Cannes 2017, Pedro Almodóvar afirmó que aguardaba encontrar obras maestras como las que ganaron allá mismo otros años, Apocalypse Now, La dolce vita, Viridiana. Y, claro, en la rueda de despedida, los cronistas le preguntaron si la había encontrado, si The Square, la película de Ruben Östlund a la que este ecléctico jurado había entregado la Palma de Oro en su setenta edición, era una pieza maestra a este nivel.

El director manchego reaccionó rápido: “No debí haber dicho eso en la primera rueda solo, compararlos con Buñuel, Fellini o Coppola y sus mejores obras. Lo afirmé para ser interesante para vosotros”, reconoció. “Ha habido más de una película que me ha maravillado –y prosiguió en español–. Cuando vi Viridiana era un niño, entonces era más sensible, mas he sentido el impacto de hallarme ante una pieza maestra, lo he sentido en este festival. Y eso es una experiencia excepcional. No voy a equipararla con los directores que mencioné por el hecho de que no es justo para nadie”.

Almodóvar y todo el jurado insistió en que fue una deliberación absolutamente “democrática”. “No, no ha habido sangre. Nos hemos respetado mucho. No hemos pensado lo mismo sobre las películas que vimos. Ha habido criterios y acercamiento muy distintos, pero empezando por mí mismo hemos respetado mucho lo que los otros compañeros decían, a veces procurando convencernos, algunos lo lograron, otros no. Las discusiones estuvieron cargadas de entusiasmo, declaraciones poderosas. Y no hubo ninguna violencia”, afirmaba el director.

No están autorizados a hablar de preferidos, a explicar con detalle sus deliberaciones. Pero semeja que The Square fue una Palma de Oro de consenso… y de concesiones. Agnès Jaoui explicó que era un reconocimiento a una película “inteligente, ingeniosa, que propón preguntas muy importantes para todos nosotros: de qué forma ayudamos a los más pobres, de qué forma tratamos con los medios”. Y añadió: “Está muy bien actuada, me enamoré de su protagonista [Claes Bang], y no fui la única [risas]. Es brillante. Es mi opinión, aunque creo que compartida”.

Y eso parecía, porque Almodóvar en seguida quiso añadir: “Creo que habla de algo que estamos experimentando ahora, algo muy contemporáneo y es la dictadura de lo políticamente correcto. Y esa dictadura es tan terrible y da tanto miedo como cualquier otra dictadura. El directivo muestra diferentes ejemplos de eso. Un tema tan terrible como este lo trata con una imaginación increíble, es muy, muy entretenida. Charlamos de darle un premio al actor, porque es impresionante, él y todos. Es una película que me agradaría ver nuevamente. Pues es muy rica”.

Todos asentían frente a las palabras de Jaoui y Almodóvar, aunque les van a quedar ganas de incorporar algo más. Seguramente no fue la favorita de todos, en este jurado democrático. Y algo dejaron entrever. Will Smith, en broma (o tal vez no tanto), dejó claro que Jupiter’s Moon era una de sus preferidas (“La democracia hiede a veces”, y se rió). Y cuando le preguntaron a Pedro Almodóvar por la ganadora del Gran Premio del Jurado, por la película que todo el planeta creyó sería la favorita del español, 120 battementes par minute (BPM), su emoción charló por él.

“Me encantó la película”, admitió. “Me emocionó desde el principio hasta el final y después. No sé… quizás vamos a leer en el jornal lo que la audiencia y los cronistas piensan. Mas, como dije al principio, esto ha sido un jurado muy democrático. Soy el número nueve de este jurado, es lo único que puede decir. La mayoría de nosotros amamos la película de Campillo, estoy seguro de que tendrá mucho éxito en todas partes y recordará algo que pasó en este país no hace tanto que pertenezca o no a la comunidad LGBT a la que pertenezco fue una injusticia”. Y entonces se conmovió, y no podía seguir. “Campillo cuenta la historia de héroes reales que salvaron muchas vidas y todo estábamos de acuerdo con eso”.