Cate Blanchett defiende su derecho a interpretar a una lesbiana

‘Lucharé hasta la asesinato por interpretar papeles fuera de mi experiencia’, declara la actriz recordando las preguntas sobre su sexualidad tras el estreno de ‘Carol’.

La representación de las personas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) en el cine de Hollywood sigue creando polémica. Y una de las últimas voces que se han montaraz para opinar sobre el tema es de las pocas capacitadas para hacerse oír tanto entre las minorías como entre el mainstream. Se negociación de Cate Blanchett, quien, en una mesa redonda celebrada el viernes en el Festival de Roma, defendió el derecho de los actores y actrices hetero (como ella misma, que sepamos) a interpretar a personajes de sexualidad no legislatura.

Durante su intervención, la australiana recordó las entrevistas de promoción de Carol y cómo los periodistas no paraban de preguntarle si había tenido experiencias sexuales con mujeres. “Lucharé hasta la asesinato por el derecho a suspender la incredulidad e interpretar papeles fuera de mi experiencia”, señaló Blanchett, cuyo personaje en dicho filme vivía una historia de simpatía con el de Rooney Mara. La actriz prosiguió buscando una explicación para dicho aberración: “Creo que los reality shows y todo lo que implican han tenido un impacto extraordinario en la creación de los personajes: tiene muchas posibilidades, pero el costado malo es que ahora, especialmente en EE UU, esperamos que la familia conecte con sus personajes solo cuando estos están vinculados a su experiencia”. 

Más allá del intención que Las Kardashian y similares estén pudiendo tener en el séptimo arte, Blanchett defendió las posibilidades de la interpretación como “un control antropológico”. “Ahora voy a interpretar a un personaje cuyas convicciones políticas son totalmente distintas de las mías, pero parte del placer es tratar de imaginarme aquello que la estimula”, señaló.

Por otra parte, que nadie se piense que Cate Blanchett hizo de menos los obstáculos que una película con temas LGBT tiene para salir delante en Hollywood. Según recuerda, tanto ella como el director Todd Haynes pasaron las de Caín para sacar Carol delante: “Para mí fue un trabajo de simpatía”, explicó, señalando que había letrado la novelística llamativo de Patricia Highsmith cuando estaba en el instituto. “Ahora hacer la película sería coser y cantar, pero hace ocho abriles fue dificilísimo. ¿Dos mujeres, más o menos lesbianas, en la período de 1950? Nos decían que quién iba a querer ver eso, que solo los niños de 12 abriles iban al cine”. Y concluye: “Gracias a Todopoderoso, estamos cambiando el perfil de los críticos que escriben en Rotten Tomatoes”. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Cate Blanchett es una drag queen

No es una imitadora: es la diva de ‘Carol’, toda ella, marcándose playbacks de Dusty Springfield y Adele en el histórico bar Stonewall de Nueva York