Cuidado, padres: ‘La noche de Halloween’ no es para niños; ‘Pesadillas 2: Noche de Halloween’, sí

A pesar de la homonimia de sus títulos en gachupin, una es la sangrienta continuación de una legendaria clan de terror y otra un filme emparentado.

Hoy llegan a los cines españoles dos películas especialmente concebidas para la temporada de Halloween, pero enfocadas a tipos de notorio muy distintos. Sin bloqueo, por cuestiones de la distribución cinematográfica española, su aparición en las carteleras de nuestros cines está indicación a suscitar confusión entre los espectadores más distraídos oportuno a la similitud de sus títulos.

Por un costado está La sombra de Halloween, la secuela del clásico de terror de John Carpenter de 1978 (que, por cierto, aquí incluso se tituló exactamente igual, por si hacía error añadir un poco más de confusión al asunto) que ha dirigido David Gordon Green con Jamie Lee Curtis retomando el papel de Laurie Strode en un extremo enfrentamiento contra el psicópata Michael Myers. Este es su tráiler:

Y por otro costado tenemos Pesadillas 2: Tinieblas de Halloween, secuela de la película basada en los libros de terror alegre de R. L. Stine que vuelve a ofrecer una colección de sustos y truculencias orientados a un notorio más inmaduro y alegre. Solo hace error echarle un vistazo a su adelanto:

A la tino de las imágenes y el tono de ambas películas parece claro que los públicos de La sombra de Halloween y de Pesadillas 2: Tinieblas de Halloween no podrían ser más distintos.

Por otra parte, hay que tener en cuenta sus diferentes recomendaciones por edades: mientras que la última degollina de Michael Myers en La sombra de Halloween es recomendada para mayores de 16 primaveras, el regreso del muñeco de ventrílocuo Slappy en Pesadillas 2: Tinieblas de Halloween es para mayores de 7 primaveras.

Una diferencia sustancial que esperamos que tengan en cuenta los padres que lleven a sus retoños al cine este fin de semana y durante los próximos días.