Deadpool y Escuadrón Suicida, las películas más denunciadas de 2016 en Reino Unido

Deadpool
Deadpool

Ser un mesnadero bocazas, desfigurado y mutante, tiene sus ventajas. Por ejemplo, te llenes a ganar dinero en taquilla y el público espera tu secuela como agua de mayo. Pero también tiene sus inconvenientes, tan relacionados con tu estatus fuera de la ley como con tu propensión a decir guarradas. Resulta que Deadpool no solamente fue uno de los filmes más rentables de 2016… sino que, además de esto, también fue el filme más denunciado del año ante el British Board of Largo Classification (BBFC).

Entre otras cosas, el BBFC es el organismo que decide cuál es la edad mínima para ver un filme. Y, en el caso de Deadpool, optó por una calificación para mayores de quince años. Algo que no les ha hecho ninguna gracia a las 51 personas que han elaborado quejas, opinando que la cinta habría de ser sólo para adultos por sus escenas violentas y su lenguaje obsceno.

Ante las demandas, el BBFC (vía Screen Daily) ha señalado que, aunque en Deadpool la sangre abunda, la violencia del filme está mostrada de forma cómica. Y, en lo que se refiere a la parte sensual, explica que esta adopta la forma de “juegos de palabras y dobles sentidos”. Además, aportamos , de quedarse en poca cosa toda vez que Ryan Reynolds se quita la máscara y nos enseña la caracráter. 

En el próximo puesto del ranking está otra película basada en cómics y de moralidad ambigua: Escuadrón SuicidaLa cinta de David El día de ayer se ha llevado 30 quejas… pero, en este caso, la mayor parte son de chavales que querían verla, y que se quedaron fuera del cine siendo menores de quince años. Vistas las opiniones de la crítica acerca de la película, lo mismo el comité censor les hizo un favor, y todo.

En cuanto al tercer puesto del ranking, lo ocupan Tim Burton El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares. A juzgar de ciertos padres, la cinta protagonizada por Eva Green es “demasiado terrorífica” como para estar autorizada a mayores de 12 años. En la lista asimismo aparecen La celebración de las salchichas (que agrega un capítulo más a su historial de conflictos con la censura) y Jason Bourne, esta última denunciada por “demasiado violenta”.