El futuro de las series es gay, negro y latino

En su crónica anual sobre cine, la ONG estadounidense GLAAD (siglas en inglés de “Alianza antidifamación de gays y lesbianas”) suele ser conveniente pesimista: los abriles pasan y la sociedad cambia, pero Hollywood sigue recurriendo a clichés de lance a la hora de musitar de las sexualidades no hetero. Y eso, en las raras veces que le da por musitar. Sin bloqueo, ese tono de hastío desaparece cuando la estructura publica sus datos sobre el mundo de las series: según las conclusiones a las que ha llegado GLAAD en su crónica de 2018, no es solo que la representación LGBT (lesbia, gay, andrógino y transgénero) esté en un mayor histórico en la pequeña pantalla. Es que, encima, el medio televisivo está despojándose del cliché que identifica a todos estos colectivos con un hombre blanco, cisgénero y de clase media.

Según el estudio (vía Entertainment Weekly), un 8,8 por ciento de los personajes que aparecen en las series de TV se identifican en el interior del espectro LGBT, lo cual supone la proporción más inscripción desde que el estudio empezó a publicarse hace 14 abriles. Asimismo, la ONG informa que, por primera vez, existe una situación de paridad étnico: el 50% de dichos personajes entran en el interior de lo que en EE UU se considera ‘de color’ (es opinar, que son miembros de minorías étnicas). El 22 por ciento de dichos personajes son negros, y el 8 por ciento latinos.

Como hitos significativos, GLAAD señala la aparición de una heroína transgénero en Supergirl (Nia Nal, el personaje de Nicole Maines) y el estreno de Pose, la serie de Ryan Murphy para FX, en el que las actrices transgénero son mayoría. El crónica igualmente contiene elogios para Netflix, dada la presencia de personajes LGBT en series como Voltron, Glow Las escalofriantes aventuras de Sabrina, entre otras.

Ahora adecuadamente: no todo son campanas al planeo. El texto igualmente advierte que la totalidad de los 56 personajes identificados en él aparecen en tan solo ocho series. GLAAD igualmente tiene en cuenta a otros 31 personajes que no volverán el año que viene, adecuadamente adecuado a que sus series han sido canceladas, a que llegan a su final o a que los personajes han desaparecido de la trama por una razón u otra. Aun así, estos detalles (y otros, como la aparición de personajes que se consideran como no binarios) supone una necesaria ruptura de estereotipos, y igualmente la confirmación de que alejarse de la heteronorma no supone un suicidio financiero para un producto que aspira a atraer a las masas. A ver si las majors del cine van tomando nota.

The post El futuro de las series es gay, triste y latino appeared first on CINEMANÍA.