El pene de Justin Theroux ¿el misterio más largo de The Leftovers?

SPOILERS DE ‘THE LEFTOVERS’ HASTA T3E7

La última temporada de The Leftovers está llegando a su fin y la próxima semana tendremos que despedirnos por siempre de la mejor serie reciente que nadie ha querido ver. Pues desde el primer momento la incomprensión reinó en torno a la adaptación que Damon Lindelof Tom Perrotta hicieron para HBO de la novela del segundo sobre la desaparición repentina y enigmática del 2 por ciento de la población del planeta. Esa sensación de incertidumbre sobre el futuro de la serie dejó que sus creadores tomaran resoluciones atrevidas y valientes, probando volantazos de tono y meandros digresivos del argumento que transformaron a The Leftovers en una de las ficciones televisivas más imprevisibles de los últimos años.

Pero eso no significa que todo se fuera pensando sobre la marcha. Algunos leitmotivs de la serie se mantuvieron firmes a pesar de los cambios radicales que se vivían cada temporada; por poner un ejemplo, las referencias al pene de Justin Theroux.

En The Leftovers, el actor de Mulholland Drive interpreta a Kevin Garvey Jr., uno de los protagonistas primordiales de la historia. Jefe de policía de la urbe falsa de Mapleton y padre de 2 hijos postadolescentes, Kevin ha recorrido por los diferentes arcos de la serie con una sempiterna cara de pasmo y siendo víctima de los acontecimientos. Algo que lo semeja mucho al desconcierto de los espectadores.

Frente a personajes poliédricos, con objetivos claros y también ímpetu suficiente en la toma de decisiones para equivocarse o no (como la Nora Durst a quien encarna Carrie Coon con una solidez digna de ser ahogada en premios), el Kevin de Theroux siempre ha dado la impresión de dejarse llevar por la marea. Irónicamente, a la altura de la tercera temporada es reconocido como un Mesías todopoderoso con la capacidad de regresar de entre los fallecidos.

Aunque esa inesperada naturaleza salvífica no es lo único importante sobre Kevin: el tamaño de su pene también cuenta. Cuando menos, al crear uno de los motivos más recurrentes de The Leftovers durante sus tres temporadas. Destacar las dimensiones genitales de Justin Theroux.

En IndieWire se han esforzado en trazar un recorrido cronológico por todas y cada una de las veces que Lindelof y compañía han introducido en los guiones de la serie referencias sexuales explícitas al miembro viril de su protagonista. Al parecer, todo comenzó con unas fotografías de paparachi filtradas desde el rodaje de la primera temporada; concretamente, de la grabación de esta escena del primer episodio:

Y, por si acaso alguien se había mantenido extraño al revuelo on-line ante el relieve bamboleante que se apreciaba en la parte central de los pantalones, justo se trata de una de las primeras secuencias del debut de la serie. Tras la emisión del episodio unos meses después, Justin Theroux corriendo en chándal se transformó en una búsqueda recurrente en Google. Hasta el actor fue consultado por el tema a lo largo de una aparición en el espectáculo de Conan O’Brien.

“No sabía que ese asunto era un tema de conversación hasta el momento en que me tocó rodar otra escena de running más adelante en la temporada”, explicó Theroux. “Cuando fui al vestuario, mis pantalones de chándal estaban al lado de 2 calzoncillos. Pregunté si tenía que seleccionar cuál quería ponerme y me afirmaron que no, que debía ponerme los dos”.

Todo podría haber quedado de este modo, si no fuese pues Damon Lindelof encontró particularmente ameno chinchar a Theroux. Lo que hasta ese momento había sido una anécdota casual pasó a convertirse en un chiste privado sobre las partes privadas del actor. Y reservado para los episodios más desmadrados de la serie. Más o menos.

Baste recordar el octavo de la segunda temporada, titulado International Assassin y recordado como una de las cimas de The Leftovers, donde, entre otras cosas, Kevin muere, surge de una bañera desnudo y mata a una pequeña. Asimismo, es explícitamente felicitado por otro personaje por el grosor y longitud de su miembro viril cuando le están cacheando.

Ese fue el primer chiste de pollas (con perdón, mas literalmente es así) que Lindelof y Perrotta escribieron con una sonrisa esperando el instante en que Theroux leyera el guion. Pero nada equiparable a lo que han hecho en el episodio equivalente de la tercera temporada, el séptimo –titulado The Most Powerful Man in the World (and His Identical Twin Brother)–. 

En esta ocasión, Kevin vuelve a despertar en el planeta posterior a la muerte donde tiene la identidad de un asesino internacional. Pero también descubrimos que es el gemelo idéntico del Presidente de EE UU, cuyo búnker posee un sofisticadísimo sistema de identificación que solamente él puede también pasar. Está el típico escáner facial, claro, pero eso no es suficiente. Asimismo hay un escáner de pene.

Este escáner de pene:

Tal y como le explica un agente del Servicio Secreto al protagonista, alguien con posibilidades económicas podría embarcarse en una reconstrucción facial con el objetivo de mentir al sistema de seguridad. “Pero su pene, señor Presidente, nadie sería capaz de ir tan lejos”, le explica. Es su biométrica única. Y una de las ideas que más carcajadas hizo estallar en la sala de argumentistas.

“A estas alturas, [Damon Lindelof] ya sólo se queda conmigo. Absolutamente”, ha declarado Theroux riendo en The Hollywood Reporter después de la emisión del episodio. “Él sabe que me molesta de forma profunda, conque me lo puedo imaginar riéndose mientras que da la vuelta entre los dedos a su llavero, diciendo: ‘Ya vas a ver cuando Justin reciba estas páginas de guión”.

La broma no se queda ahí, pues Lindelof no dudó en asistir a Instagram para compartir con sus seguidores un interesante dato de postproducción del episodio: cómo se hizo el efecto de sonido que representa la caída del pene de Justin Theroux sobre la placa del escáner.

This sound effect was achieved by dropping a live adult ferret onto a homemade quilt. #FunFoleyFact

Una publicación compartida de Damon (@damonlindelof) el

“Este efecto de sonido lo conseguimos dejando caer un hurón adulto sobre un edredón casero”, explica Lindelof. Una lección que todos y cada uno de los profesionales de foley sabrán estimar, especialmente si trabajan con material de los actores de esta lista. Ante todo, vuelve a probar, de nuevo, que, a pesar de todo el drama sensible y muy, muy duros temas existenciales que se tratan en The Leftovers, siempre hay tiempo para los chistes de pollas.

The artículo El pene de Justin Theroux: ¿el misterio más largo de The Leftovers?