Ella es la única directora española en Cannes 2017

Laura ferres

Se llama Laura ferres y ha estrenado hoy su corto, ‘Los desheredados’ en la Semana de la Crítica.

La 70 edición será una enorme edición, una histórica, sobre todo por la cifra redonda, más que por la calidad redonda de sus películas. Mas, desde luego, no ha sido una gran edición para el cine español. Si el año pasado Pedro Almodóvar compitió con su Julieta. Este año, que el director manchego sea presidente del jurado semeja que no tuvo ningún efecto en que Thierry Frémaux y su equipo escogieran algún título de España. Hay que irse a la sección Una cierta mirada para encontrarse una coproducción de España-argentina, La cordillera. Y un poquito más lejos, físicamente, hasta el Espacio Miramar del otro lado de La Croisette para localizar la única directiva de España compitiendo en este Festival: Laura Ferrés ha presentado hoy en la sección paralela la Semana de la crítica su corto, Los desheredados. 

Con 28 años, esta Los desheredados es solo su segundo corto, conque para la cineasta formada en la ESCAC es un gran salto. Aunque con el primero, A Cánido Flaco, que fue su proyecto final de carrera en la escuela ya había llegado muy lejos hace dos años. Lo llevó a más de sesenta certámenes por el mundo, entre los que destacaban Seminci en dos mil catorce y Montreal en 2015.

La historia de Los desheredados es la historia de su padre, es “mitad ficción mitad documental”, cuenta ella. El protagonista es su padre, y le acompaña en una escena clave, su abuela. Laura Ferrés se dio cuenta de que su padre sería algún día un gran personaje de su imaginario cinematográfico hace ya un tiempo, pero fue cuando le contó que tenía que cerrar la compañía de autobuses familiar cuando se le ocurrió la idea para este corto. Los desheredados son su padre y la gente de su generación que, después de una vida trabajando, no ven clara una jubilación tranquila por la coyuntura económica del país. Es una generación que acepta lo que viene y lo que les ocurre con dignidad. Prosiguen trabajando cuanto pueden, como el padre de Ferrés, o bien salen a danzar y cantar.

Solo por haber sido elegido en la Semana de la Crítica, Ferrés participará a fines de año en un taller en París que le ayudará a desarrollar un largo.