¿En qué orden debes ver la saga ‘Alien’?

¿Es que nunca tenemos bastante? Puesto que se ve que no. Ahora, cuando Alien, el octavo pasajero se acerca al medio siglo de existencia (lo sentimos, aficionados veteranos: es lo que hay), un Ridley Scott más xenomorfo que nunca vuelve a las viscosidades galácticas y primordiales con Alien: Covenant. Un filme este que aspira a acabar con la polémicas causadas por Prometheus, dejando claro que, si hay un director que sabe retratar a bichos de 2 mandíbulas alimentándose de astronautas indefensos, ese es Ridley.

Ante el inminente estreno del filme, todos tenemos ganas de comprobar la saga Alien. Y, ante esa tesitura, surge una duda existencial. Por el hecho de que el serial de terror en el espacio ha dado tantos bandazos que uno nunca tiene claro qué películas ver, qué variantes xenomorfas es mejor dejar fuera o si la presencia de los Depredadores es canon o no. Tras preguntar con los archivos de la empresa Weyland-Yutani, nosotros hemos elaborado esta práctica guía para aclararte las ideas. Que, si no, se te ponen las carnes tensas, y los pobres animales se indigestan.

Orden de estreno alien

Alien, el octavo pasajero Aliens: El regreso + Alien tres Alien: Resurrección Alien vs. Predator Alien vs. Predator dos Prometheus Alien: Covenant

Ventajas: Seguramente, la forma en la que muchos abordamos el serial por vez primera, y que seguimos empleando hoy en el momento en que nos apetece repasarlo. Esta estrategia da el subidón inicial de iniciar por dos piezas maestras del cine de terror (conforme Ridley Scott) y de la acción (conforme James Cameron), amén de con un atracón de Sigourney Weaver y sus 2 metros de carisma.

Desventajas: Tras la ambrosía de las 2 primeras entregas, darse de bruces con 2 obras tan irregulares como Alien 3 Alien: Resurrección puede ser duro. Eso, por no charlar de la dosis de Paul W. S. Anderson en vena de Alien vs. Predator, y de la caída en el abismo que Alien vs. Predator dos supuso para la franquicia. Para colmo, tras semejante experiencia de serie B, las especulaciones galáctico-teológicas de Scott en sus 2 últimos filmes pueden suponer un shock muy duro para las neuronas.

Orden purista alien

Alien, el octavo pasajero + Aliens: El regreso + Alien 3 Alien: Resurrección Prometheus Alien: Covenant

Ventajas: ¿Predadores? ¿Qué es eso? Esta opción nos deja pasar de crossovers y quedarnos sólo con el antagonismo entre la humanidad y los bichos de 2 mandíbulas. Hablamos de la opción preferida de los entusiastas más serenos y contenidos de la saga.

Desventajas: Eso de que en el espacio nadie puede oír tus chillidos, del “¡Sepárate de ella, puerca!” y de los Ingenieros está realmente bien, pero… ¿a quién le amarga un tanto de acción descerebrada? Seguro que, si optas por este orden, vas a sentir unas intensas ganas de pecar incluyendo Alien vs. Predator en el menú.

Orden cronologico alien

Alien vs. Predator Alien vs. Predator dos Prometheus Alien: Covenant Alien, el octavo pasajero + Aliens: El regreso + Alien tres + Alien: Resurrección

Ventajas: Las relaciones entre los xenomorfos y la especie humana han sido siempre y en toda circunstancia muy difíciles. De tal modo que, para comprenderlas a fondo, nada mejor que empezar con el (probable) primer encuentro entre nuestra especie y los bichejos de dos mandíbulas, para después seguir adelante con los siglos, hasta culminar en la saga de Ellen Ripley. Por otro lado, puesto que Alien vs. Predator está inspirada en el primer tratamiento de guion para Alien (ese que iba a trascurrir dentro de una pirámide alienígena), la cosa queda de lo más ideal y omnicomprensiva.

Desventajas: Además de la disonancia entre los estilos de sus cuatro primeras películas, este orden presenta el agravante de que Alien vs. Predator (y no afirmemos su secuela) son grabes que pueden hacerse bastante cuesta arriba, a no ser que uno se haya metido palomitas por la vena. Y, para qué exactamente nos marchamos a engañar, tener que aguardar 4 sesiones antes de encontrarse con Sigourney resulta durísimo.

Orden exhaustivo alien

Depredador Depredador 2 + Alien vs. Predator + Alien vs. Predator dos + Predators + Prometheus + Alien: Covenant + Alien, el octavo pasajero + Aliens: El regreso + Alien 3 + Alien: Resurrección

Ventajas: Sabemos que todo empezó con una gracieta por la parte de un diseñador de producción (en Depredador 2), y que después pasó al canon debido a los cómics de la editorial Dark Horse. Pero lo que es, es lo que hay, por más que a Ridley Scott le fastidie: si los xenomorfos y los Predators habitan exactamente el mismo cosmos, entonces un visionado integral de la saga debe incluir las apariciones fílmicas de esos hijoputas tan feos.

Desventajas: Vale, Depredador es una de las piezas maestras del gran John McTiernan, Depredador 2 es digna de un rescate. Pero esta opción incluye la revisión de Predators… Tras exponerse a dicho producto, más de uno terminará deseando encontrarse con los xenomorfos, para ser devorado por estos y no tener que vivir con ese recuerdo.

Orden ripley alien

Alien, el octavo pasajero Aliens: El regreso + Alien tres Alien: Resurrección

Ventajas: Más allá de las viscosidades primigenias, muchos entusiastas (sobre todo, los más veteranos) estiman que la saga Alien es la saga de Ellen Ripley. Y punto pelota. Pudiendo tirarse cuatro filmes en compañía de la matriarca de las heroínas de acción, aducirán dichos radicales, ¿para qué perder el tiempo con el resto? Como entremés, recomendamos jugar a Alien: Isolation, secuela en forma de juego para videoconsolas protagonizada por la hija de la contramaestre.

Desventajas: La saga Alien comienza con un peliculón incontrovertible (y, a decir de muchos, con 2). Así, arrostrar la decadencia que sus 2 entregas siguientes llevaron consigo puede romperte el corazón. Seguro que David Fincher Joss Whedon (argumentista de Alien: Resurrección, que aún no le ha perdonado a Jean-Pierre Jeunet lo que hizo con su guión) están de acuerdo con nosotros.

Orden ridley alien

Alien, el octavo pasajero Prometheus Alien: Covenant

Ventajas: Ridley Scott tiene ciertas simpatías por Aliens: El regreso, pero (como prueba su regreso por ataque a la franquicia) considera que la cosa xenomorfa es suya, solo suya y de nadie más. Así pues, esta alternativa prescinde de tiroteos y clonaciones para irse a las cosas que le gustan al británico: horror gótico, contraluces e higadillos por todos lados.

Desventajas: Sabemos que no todo el planeta mantiene esta opinión, mas hay que tenerla en cuenta. Al tiempo que Alien goza de una aprobación universal, Prometheus es un filme muy discutido, y está por verse cómo cae Alien: Covenant entre el público. Si las preguntas “¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Qué es ese bicho?” no son lo tuyo, mejor ni te lo propongas.

Orden jonesy alien

Alien, el octavo pasajero + Aliens: El regreso

Ventajas: Si los resúmenes precedentes te semejan muy radicales, que sepas que hay otra corriente alienista todavía más rigurosa. Según este cisma, la saga pierde todo su interés cuando la abandona su personaje más carismático: el gato de a bordo de la astronave Nostromo. De este modo, los entusiastas jonesianos consideran que sólo la primera película de Ridley Scott y la entrega firmada por Cameron valen la pena. Miau.

Desventajas: Optar por este camino supone mandar al pairo la práctica totalidad del serial. Lo que acarrea ahorrarse muchas decepciones… mas también prescindir de filmes, sin duda, reivindicables. Además de esto, si contamos con que Jonesy desaparece de Aliens: El regreso a la primera media hora (cuando Ripley decide ahorrarle sustos al micho y no llevárselo con él de vuelta a LV-cuatrocientos veintiuno), eso supondría dejar de ver la película entonces. Y tampoco hay que pasarse…

Orden aleatorio alien

Ventajas: Ver las películas de Alien como te plazca, sin limitaciones ni cortapisas. ¿Se planteó el engendro del espacio si iba a comerse primero a Lambert o a Parker? Pues eso.

Desventajas: Si, en ciertas de nuestras opciones precedentes, el contraste de estilos podía llevar al mareo, ni te contamos esta. Tu cerebro y tu estómago corre el peligro de terminar más revueltos que un marine colonial tras una bajada de combate.