¿En qué orden debes ver la saga ‘Fast & Furious’?

Coches, reggaetón y familia. Son los 3 pilares sobre los que la saga Fast & Furious ha elevado una de las mitologías más particulares del cine de gran espectáculo moderno. Lo que empezó en el lejano 2001 con la reformulación A todo gas de Le llaman Bodhi mediante carreras de vehículos ha terminado convirtiéndose en uno de los bulldozer más potentes de la maquinaria blockbuster de Hollywood.

Ff.jpg

Una franquicia con ocho entregas (y subiendo) que, capitaneada por Vin Diesel, se ha hecho un hueco en la cultura pop derrape tras derrape, integrando en su creciente familia el tirón estelar de Dwayne Johnson y llegando al imaginario colectivo con tragedias fuera de la ficción como la muerte de Paul Walker en 2013. Esto ha hecho que poco a poco más personas y espectadores casuales se interesen por una saga donde la correspondencia entre cada entrega nunca ha impedido disfrutarlas como historias independientes.

Eso sí, aunque tal vez no produzca tantas dudas como en qué orden ver la saga Star Wars en qué orden ver las películas de X-Men, la cronología de Fast & Furious también ha tenido sus dificultades durante los años. Así que, para asistir a que te familiarices con las contrariedades de Dominic Toretto y los suyos ya antes de ver su nueva aventura, te hemos trazado las próximas sendas.

Según el nivel de profundidad al que te resuelvas a explorar, escoge el camino que más se ajuste a tus intereses. Y, elijas la que escojas, recuerda siempre y en toda circunstancia el mandamiento más importante: ignora el absoluto dislate de los títulos en castellano que le fueron cayendo a cada entrega.

Orden de estreno

The Fast and the Furious: A todo gas (dos mil uno) + dos Fast 2 Furious – A todo gas dos (dos mil tres) + A todo gas: Tokio Race (2006) + Fast & Furious: Todavía más rápido (dos mil nueve) + Fast & Furious 5 (2011) + Fast & Furious seis (2013) +  Fast & Furious 7 (dos mil quince) + Fast & Furious 8 (2017)

Ventajas: Puedes ver cómo el carisma de la franquicia medra ante tus ojos. Tras unos inicios irregulares, la llegada del director Justin Lin con el volantazo de la tercera entrega da paso a la reformulación más rentable del cine reciente. Básicamente, la conversión de lo que no pasaban de ser historias de macarras sobre ruedas, ricas en tuneo y testosterona, en una suerte de saga de acción y espionaje tan próxima al mundo de la automoción como al de los superhéroes y los dibujos animados. No solo vas a conocer a los pilares básicos de la familia (Vin Gasoil, Paul Walker, Michelle Rodriguez Jordana Brewster), sino que asistirás a su crecimiento de forma orgánica, llegando a sentirte tan parte de ella que hasta empuñarás un botellín de Corona en todos y cada barbacoa.  

Inconvenientes: La incorporación de presencias tan incontestables como Dwayne Johnson o Jason Statham, que han acabado convirtiéndose prácticamente en los MVP (jugadores más valiosos) de las últimas películas, se hace esperar. Por no charlar de que muchos espectadores van a poder desalentarse del todo tras someterse a las dos primeras entregas. Pero tranquilidad, la segunda es la prueba más inaguantable de todas; si consigues terminarla sin raspones, la irregularidad de las dos siguientes te sabrá a ambrosía en comparación y estarás listo del todo para zambullirte en el entretenimiento sin frenos desde la quinta.

Orden cronologico

 

The Fast and the Furious: A todo gas (2001) + 2 Fast 2 Furious – A todo trapo 2 (2003) + Fast & Furious: Aún más veloz (2009) + Fast & Furious 5 (dos mil once) + Fast & Furious 6 (2013) + A todo gas: Tokyo Race (2006) + Fast & Furious siete (2015) + Fast & Furious 8 (dos mil diecisiete)

Ventajas: Sigues la historia de la familia en orden temporal, tal y como aparentemente la vivieron los personajes. A lo largo de muchos años, un detalle curioso de Fast & Furious consistía en que, si bien Tokyo Race fuese la tercera película de la saga (fruto de un intento abortado de convertir F&F en una suerte de marca unitaria para producciones en torno al motor mas desvinculadas entre sí) en realidad sus sucesos se situaban mucho después que las siguientes secuelas. Todo por culpa de un cameo de Vin Diesel al final (como si en Halloween III: El día de la hechicera hubiera aparecido Michael Myers en una escena postcréditos) y la buena recepción que tuvo el personaje de Sung Kang, recuperado por Justin Lin –quien asimismo había trabajado con él en Better Luck Tomorrow (2002)– en la posterior Fast & Furious, creando una dilatación del tiempo que las películas adecuadamente reconocían con chistes sobre el futuro del personaje en Tokyo. Fast & Furious seis vino a deshacer el nudo.

Inconvenientes: Como nos enseñó la otra gran saga cinematográfica sobre familias, la de los Corleone, el orden temporal no siempre y en todo momento es el más adecuado para conocer la verdad emocional de una historia. Además, cuando veas una película tan meridianamente rodada en dos mil seis, con su tecnología de la época, y también intentes hacerla pasar por un relato ambientado ocho años después, muchas chispas saldrán más de tu cerebro que de la pantalla.

Orden integral para completistas

 

The Fast and the Furious: A todo trapo (2001) + Turbo Charged Prelude to dos Fast dos Furious (dos mil tres) + dos Fast dos Furious – A todo trapo dos (dos mil tres) + A todo gas: Tokyo Race (dos mil seis) + Los Bandoleros (dos mil nueve) + Fast & Furious: Todavía más rápido (2009) + Fast & Furious 5 (dos mil once) + Fast & Furious 6 (2013) +  Fast & Furious siete (2015) + Fast & Furious ocho (dos mil diecisiete)

Ventajas: El completismo en Fast & Furious no quita bastante tiempo. Tan solo hay que añadir el corto de nueve minutos Turbo Charged Prelude to 2 Fast 2 Furious, que, como su gráfico título señala, cuenta lo que sucedió entre la primera y la segunda películas de la saga; y, justo antes de la cuarta, el corto de veinte minutos dirigido por el propio Vin Diesel: Los Bandoleros. 

Inconvenientes: Aunque Los Bandoleros en particular está verdaderamente bien, y sirve para completar huecos argumentales de puristas que se pregunten cómo reunió Dom a los miembros de su banda antes de los eventos de Fast & Furious, no ocurre nada si pasas estos 2 materiales suplementarios por alto. La exposición narrativa de las propias películas ya se hace cargo de que absolutamente nadie se quede con la duda de estas pequeñeces.

Orden de la familia

Fast & Furious: Aún más veloz (2009) + Fast & Furious 5 (2011) + Fast & Furious 6 (dos mil trece) +  Fast & Furious 7 (dos mil quince) + Fast & Furious 8 (2017)

Ventajas: Tienes concentrada la historia de la familia Toretto como el guionista Chris Morgan la definió desde Fast & Furious: Todavía más veloz. Morgan ya escribió Tokyo Race, que si deseas puedes incluir entre la sexta y la séptima entregas [ver propuesta de más abajo], pero no es estrictamente preciso. Es en este ciclo de películas donde está el mejor jugo de esa magna opus que es la saga Fast & Furious.  

Inconvenientes: Al extirpar las tres primeras películas de la saga, te pierdes la presentación de sus personajes primordiales. Mas también ganas más de cinco horas de vida. Tú vas a ver lo que te compensa.

Orden machete

Fast & Furious: Aún más rápido (2009) + Fast & Furious cinco (2011) + Fast & Furious 6 (2013) + A todo gas: Tokyo Race (dos mil seis) + Fast & Furious siete (dos mil quince) + Fast & Furious ocho (dos mil diecisiete)

Ventajas: Tomando como modelo el orden homónimo de Star Wars que se limita a las mejores películas de la saga, hemos formado que este que, fundamentalmente, ignora todo lo sucedido antes de que el director Justin Lin tomara las riendas del asunto. Comenzamos con Fast & Furious: Todavía más veloz por suponer una interesante presentación de la familia y ponemos Tokyo Race en el sitio cronológico que le toca dentro de la historia pues, aparte de ser la entrada de Lin en la franquicia y una película de carreras muy estimable, su situación central en las motivaciones del personaje de Jason Statham no deja que la demos completamente de lado.  

Inconvenientes: Te pierdes el comienzo de la relación de Dom y Brian, el surgimiento de esa chispa en la primera película. También la presentación de personajes que se hicieron fijos, como los de Tyrese Gibson Ludacris (ambos en dos Fast 2 Furious), o el sentido de la aparición de Eva Mendes en cierta escena postcréditos. Mas, la verdad, tampoco importa demasiado.

Orden the rock

Fast & Furious cinco (dos mil once) + Fast & Furious seis (dos mil trece) +  Fast & Furious 7 (dos mil quince) + Fast & Furious ocho (dos mil diecisiete)

Ventajas: Tú acá has venido a ver a Dwayne Johnson y también intentar contabilizar cuántos litros de sudor es capaz de desprender en cada una de sus intervenciones en la saga. Esto cobró sentido con la llegada de Hobbs, eso es lo que te interesa y eso es lo que has venido a ver.  

Inconvenientes: ¿De qué forma se nos va a ocurrir ponerte alguno?