“Ese pelo está ahí para algo”: estrellas de Hollywood hablan sobre la depilación

Vulture, la web de sociedad y cotilleos de The New York Times, publicó recientemente un documental muy peliagudo. Nada menos que una colección de declaraciones en las que 20 celebrities charlaban sobre la depilación. Concretamente, sobre sus variantes al afeitado y a la cera. Además de numerosas personalidades de vocalistas (Rihanna, Madonna) y de personajes ‘cardíacos’ por lo general, como Kim Kardashian, esta antología incluye las creencias de numerosas actrices, que nosotros traducimos para ti a continuación.

“Hazte las brasileiras. Mejora el sexo, en especial el clímax. Es la diferencia entre esto [se golpea suavemente el brazo] y esto [se frota el brazo]. Creeme: la primera vez que me las hice, la esteticién iba por la mitad y le afirmé ‘¡Para!’. (…) Pero después se pone más simple. Cuanto más repites, menos pelo crece. Y, sí, me encanta. Lo juro. Todas las mujeres deberían probar hacerse unas ingles brasileñas, por lo menos una vez. Y los polvos que echarán después las van a hacer regresar a por más”.

“Elimina tu vello corporal solo cuando sea preciso. Es un incordio que no se termina nunca. Personalmente, lo dejo estar, salvo si tengo un compromiso profesional. Entonces sí que debo depilarme de arriba abajo”.

“[Cuandorodé El lector] tuve que dejármelo medrar todo allá abajo. Mas, como todas las chicas sabemos, tras muchos años de cera, eso no vuelve a medrar igual que antes. Tuvieron que hacerme un postizo, pues les preocupaba que no creciera lo suficiente”.  

“Todo ese pelo tiene que estar ahí para algo. Da igual si te pasas la vida cuidándolo, afeitándolo, haciéndole la cera, pintándole una diana, poniéndole velitas de cumpleaños: no me importa. Pero, chicas, pensadlo dos veces antes de quitároslo por siempre. Pues, acá, ‘para siempre’ quiere decir ‘para siempre. Nunca volverá”.

“No me agrada hacerme la cera, igual que no me gusta todo el mundo que trabaja en Hollywood. Lo coges, ¿no? Me depilo en todas partes, pero la cera sólo me la hago en las cejas. Quitarte los pelos uno por uno con las pinzas es una tortura… No es que sea muy peluda, sólo me depilo cada pocos días: vello que asoma, vello que me quito en el acto. Hoy me he cambiado de ropa seis veces para un rodaje, y me he puesto pantalones cortos, una falda corta… con lo que llevo siempre una cuchilla de depilar en el neceser. Hoy mismo le pedí prestado un pulverizador de agua a la peluquera, lo mezclé con algo de crema, y tenía la depilación hecha en menos de un minuto”.

“Tiene gracia: estaba hablando hace poco con una amiga sobre lo simple que es ahora editar tu vida a fin de que todo parezca perfecto. Es la era de Instagram. Mas prefiero descolorarme el bigotillo y me hago las cejas con pinzas, y nunca me verás hacerlo, si bien sea una parte de mi rutina diaria. Las chicas se avergüenzan de las cosas que deben hacer para ponerse a punto, con una toalla enrollada en la cabeza. Para mí, es importante no descartar eso: llevo decolorándome el pelo del labio superior desde que tenía 9 años. No muy frecuentemente, es cierto, pero lo hago. Además, empleo un aceite suavizante en todos sitios, desde las puntas a las cejas y el vello púbico. Ese potingue sirve para todo”.