Esto es lo que va a pasar en los Oscar 2017

Aún no nos hemos recuperado de la resaca tras los #OscarSoWhite, y ya estamos inmersos en los #OscarSoLaLaLand. Desde el momento en que conociéramos la lista de nominadas a los flamantes premios de la Academia de Hollywood, y tras semanas de terapia para aceptar que Amy Adams no está opta al premio a mejor actriz, todo parece apuntar que los Oscar de este año ya tienen dueños. El domingo va a ser la noche de La ciudad de las estrellas – La La Land, que probablemente se llevará los premios a mejor película, mejor dirección (Damien Chazelle) y mejor actriz (Emma Stone). Denzel Washington (Fences) y Casey Affleck (Manchester frente al mar) parten como favoritos para hacerse con el premio a mejor actor.

Y unos galardones tan predecibles demandan una gala igualmente predecible. O no. ¿Qué nos aguardará en el Kodak Theatre? Jimmy Kimmel tiene en sus manos la responsabilidad de amenizar un evento por lo normal soporífero y encorsetado, cuya temática girará en torno a “las películas que nos inspiran”. A riesgo de equivocarnos, os adelantamos nuestros augurios. Esto es lo que va a pasar en los Oscar dos mil diecisiete, y ni  ni Jimmy Kimmel podéis hacer nada por evitarlo.

No va a haber número musical inicial

Los productores de los Oscar, Mike De Luca y Jennifer Todd, han confirmado en una entrevista concedida a Deadline que no habrá número musical que dé comienzo a la ceremonia: “Queremos hacer algo diferente. Ya hemos visto las aperturas con referencias a las películas nominadas; Jimmy Kimmel lo hizo en los Emmys”. Teniendo presente que el número inicial es uno de los momentos más esperados por los espectadores, no sabemos si innovar en este aspecto es una genialidad, o bien puede desembocar en catástrofe. ¿No va a ser que Jimmy Fallon les dejo sin ideas tras empezar la gala de los Globos de Oro con un número inspirado en La La Land?

Sea como fuere, esta arriesgada novedad no significa que la gala vaya a estar exenta de música. John Legend subirá al escenario para cantar City of StarsAudition, de La La Land: Justin Timberlake hará lo propio con su pegadiza canción Can’t Stop The Feeling, del filme animado Trolls; y Lin-Manuel Miranda y Auli’i Cravalho entonarán How Far I’ll Go de la nueva princesa Disney Vaiana. Por su parte, Sara Bareilles, nominada al Tony por su trabajo en el musical Waitress, cantará a lo largo de el In Memoriam.

PERO vamos a tener instante Matt Damon

La enemistad entre Matt Damon y Jimmy Kimmel es de sobra conocida; no en vano, sus protagonistas han hecho gala de ella cada vez que han tenido ocasión. Todo comenzó un día en el que Kimmel aseveró en su show que se había quedado sin tiempo para atender a Damon, que esperaba en el camerino. Desde entonces, las desopilantes pullitas y las terapias de pareja entre actor y presentador han sido una constante en nuestras vidas. Y que lo sigan siendo. De qué forma olvidar aquel momento en el que Ben Affleck ocultó a Damon debajo de su ropa para colarlo en el programa de Kimmel.

El pasado mes de septiembre el intérprete no quiso perderse a su némesis presentando la gala de los Emmy, e inclusive subió al escenario, como quien no quiere la cosa, para recordar a Kimmel que no había ganado el premio a mejor comunicador. Esta vez, como ha adelantado el propio Damon a Ellen DeGeneres, estará en el patio de sillas (que para algo está nominado como productor de Manchester frente al mar) haciéndoselo pasar mal a su “amigo”, y podría “tirar algo” al presentador. La respuesta de Kimmel no se ha hecho aguardar, y por lo que asegura, Damon no se sentará cerca del escenario. Primera misión de los Oscar 2017: localizar a Matt en el Kodak Theatre.

Guillermo vs Trump

Donde va Jimmy, va su inseparable Guillermo. El simpático mexicano, que ya hizo acto de presencia durante la gala de los Emmy, se ha ganado el cariño del público tanto como su jefe, con lo que no sería de extrañar su presencia en los Oscar. Además de esto, no sería la primera vez que vemos a Guillermo, vestido con su americana dorada, dedicándose a emborrachar a toda estrella que pase por la alfombra roja de los Oscar.

Si al encanto natural del copresentador le sumamos su nacionalidad, el aliado de Kimmel se transforma en la excusa perfecta para vocalizar el inevitable monólogo anti-Trump. No se nos ocurre mejor manera de aprovechar la coyuntura y unirse a los alegatos que seguro habrá contra el presidente estadounidense. Nosotros le aconsejamos que vaya disfrazado de su alter ego yanqui, al que ya nos presentó en el show, no sea que no le dejen entrar.

Catering al cargo de la señora Kimmel

Los Oscar acostumbran a durar sus 3 horas largas. Y eso en el mejor de los casos… Que si no se respeta el tiempo de discurso, que si se alarga el monólogo, que si nos sacamos una selfie. Eso, sumado al hecho de que muchas de las estrellas convidadas, sobre todo ellas, no han comido nada en todo el día, da como resultado el inevitable crujir de tripas en el patio de sillas. Ellen DeGeneres lo tuvo presente en la gala, y por eso solicitó pizzas para todos.

En cuanto a Kimmel, no sería la primera vez que el comunicador decidiese ahorrar unos dólares americanos contratando a su madre para que se haga cargo del catering de la gala. Lo hizo en los Emmy, con los pequeños de Stranger Things repartiendo bolsas con sandwiches y manzanas, y seguro que algo nos tiene preparado para los Oscar. O bien si no, mirad el mensaje que nos ha dejado en su cuenta de Instagram:

My #Oscars gift basket

Una publicación compartida de Jimmy Kimmel (@jimmykimmel) el

Legado para la posteridad

En los últimos años, los Oscar no han sido exactamente un hervidero de momentazos que vayan a pasar a los anales de la historia. Y, sin embargo, ciertos acontencimientos siempre serán dignos de mencionarse. No nos referimos a Leonardo DiCaprio ganando (por fin) el Oscar por El renacido, ni a la caída de Jennifer Lawrence camino a por su Oscar por El lado bueno de las cosas. Charlamos de ese retrato que sólo Ellen DeGeneres podía haber convertido en la selfie más retuiteada de la historia a las pocas horas de publicarse.

Ahora, sacarse otra foto como esta resultaría repetitivo y pasado de tendencia. En la era de Snapchat o Instagram Stories, lo mínimo que podemos esperar es una instantánea grupal con orejas de perros o bien un vídeo en riguroso directo desde el escenario. Puestos a pedir,  lo que deseamos es que nos enseñen los mensajes que los asistentes se escriben por sus grupos de whatsapp a lo largo de la gala. Puede que ellos asimismo se entretengan enviándose memes…

Benditas redes sociales

Admitámoslo. Puede que la llegada de las redes sociales haya hecho trizas lo poco que quedaba de privacidad en nuestras vidas. Sin embargo, no sabemos si podríamos subsistir a este género de galas sin los consiguientes memes y gifs que llenan los perfiles de Twitter. Una de las secciones preferidas por los seguidores del show de Jimmy Kimmel es exactamente la llamada Mean Tweets, un espacio en el que los conocidos que asistían al programa leían tweets en los que les ponían de vuelta y media.

Aunque es poco probable que la Academia permita incluir este apartado en su conservadora liturgia, nosotros no podemos eludir imaginar al star system de la Meca del cine leyendo en vivo los tuits más atroces sobre sus discursos o bien estilismos múltiples. Eso sí, si a Donald Trump le da por twittear desde el Despacho Oval, no dejará títere con cabeza.