EXCLUSIVA: Mario Casas en el rodaje de ‘Bajo la piel de lobo’

Mario Casas se mete en la piel de un cazador solitario que vive en un recóndito pueblo de las montañas en la ópera prima de Samu Fuentes.

Mario 1 12.jpg

 

Martinón (Mario Casas) vive solo en un pueblo en las montañas llamado Auzal. Solamente entra en contacto con otros humanos cuando, en primavera, desciende al valle para comerciar con las pieles de los animales que captura. No obstante, todo cambia cuando conocer a una mujer (Irene Escolar) por la que comienza a probar nuevos sentimientos, planteándose seriamente su actitud de lobo solitario.

El cineasta asturiano Samu Fuentes se ha rodeado de un elenco estelar para su debut en el largo con Bajo la piel de lobo, que mismo describe como “una experiencia sensorial”: “Los personajes transmiten el fragancia que desprenden sus cuerpos debido al esmero físico en un ambiente hostil; la reacción a la sangre que sale a borbotones de un animal herido; el sufrimiento que provocan el hambre y la sed; el tacto de otro humano, la reacción corporal a sus besos y caricias en un ambiente helado y desolador”.

La nominada al Goya por Tarde para la ira Ruth Díaz se une a Casas y Escolar en este drama con ecos de western, que se ha rodado entre Aragón y Asturias, cuyos paisajes son un elemento clave del filme. Fuentes ha trabajado anteriormente en los cortos Terapia peculiar y Ojos que lo ven ¿corazón que lo siente?, y los documentales De Picasso, Gades y África y Miraflores.

A continuación, LasaladelosCineastas te ofrece en exclusiva imágenes del rodaje de la película:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.