Hay un pollo escondido en ‘Alien’ (y nunca lo has visto)

Hace unos días y a raíz del estreno de Alien: Covenant, recordábamos a Dan O’Bannon, el padre espiritual de la saga Alien y argumentista que firmó películas como Desafío Total o Muertos y Sepultados. 

Lo que no contábamos es que, prontísimo, O’Bannon creó una marca de autor que la mayoría de veces se perdió en reescrituras de guion y montajes, pero que… (ALUCINA) consistía en meter pollos en sus películas. Sí, has leído bien. POLLOS.

Esto no era más que un chiste privado, fruto de su excéntrico sentido del humor, en tanto que ya antes de ir a la Universidad, O’Bannon tuvo un proyecto amateur que le forzó a aguzar el ingenio para hacer efectos singulares con el mínimo dinero y que consistía hacer una película casera llamada Attack of the cincuenta ft. chicken, parodia (claro) de El ataque de la mujer de 50 pies, pero protagonizada por un pollo.

La película jamás se terminó y en la actualidad, las latas de 16mm que llegaron a rodarse descansan en el fichero Hugh M. Hefner de la USC, después de que el archivista Dino Everett las localizara en casa de O’Bannon mientras que procuraba localizar copias de sus cortos. No obstante, el desmadrado proyecto sirvió para que O’Bannon convirtiera a los pollos en su marca autoral e procurase esparcir su aparición por todas y cada una de las películas en que trabajara.

En Dark Star, sería él mismo el que aparecería en pantalla portando un pollo de goma, no obstante, eso únicamente puede verse en el montaje largo de la película, en tanto que la escena (que tenía algún elemento común con la riña entre Ash y Ripley en Alien) sería eliminada en el remontaje que John Carpenter hizo hace unos años.

Sorprendentemente, el argumentista de Illinois se saldría con la suya en la película de Ridley Scott, al persuadir a sus amigos del equipo de efectos para meter su sello en forma de embrión de pollo…

A continuación, la prueba del delito: