Ingvild Deila, la verdadera Leia de ‘Rogue One’

Los entusiastas de Star Wars pueden ser muchas cosas, pero nunca serán unos desagradecidos. Es suficiente con que un actor haya intervenido en la saga, por anecdótico que sea su papel, a fin de que le hagan un hueco en sus corazones. Y la nueva incorporación a este panteón ha sido Ingvild Deila. Con ese nombre, esta chica podría haber natural de el mismo Alderaan, pero se trata de la actriz noruega que le prestó su cuerpo (y su pelo) a la princesa Leia en Rogue One: Una historia de Star Wars. 

Residente en el R. Unido, donde se instaló para estudiar Sociología, el rostro de Ingvild puede resultarte familiar, debido a un rol muy secundario en Vengadores: La era de Ultrón. Sin embargo, su papel más simbólico hasta la data ha sido uno en el que su cara continuaba oculta por un montón de pixeles, y en el que pronuncia una sola palabra: “Esperanza”. 

Según ha declarado en su Twitter, Deila no se siente nada incómoda con esto. Es warsie acérrima, explica en su Twitter, y para ella ha sido un honor prestarle la estructura ósea a Leia Organa. Por otra parte, este retorno digital fue mucho mejor acogido que el de Peter Cushing (interpretado, o de esta forma, por Guy Henry) como el Gran Moff Tarkin. 

La brevedad de la aparición y su vínculo con el inicio de la primera Star Wars la convirtieron en una bienvenida sorpresa. Que, además de esto, se solapó con las noticias de la muerte de Carrie Fisher, el 27 de diciembre.

Aún no sabemos si Ingvild Deila se pasará por las convenciones de Star Wars. Pero sí está claro que se tomó una labor mínimamente ingrata con humor y con amor. ¿A qué aguardan J. J. Abrams y el director Colin Trevorrow para darle un papel en el Episodio IX? 

Y, si alguien desea rodar un spin-off afín al de Han Solo, pero con Leia de protagonista, que se sepa que está libre.