Johnny Depp no se aprende sus guiones: rueda las películas con pinganillo

Los ex mánagers del actor de ‘Piratas del Caribe’ le acusan de emplear un audífono portátil para no tener que memorizar sus líneas

14474261533698.jpg

 

Hoy en día, hay pocas estrellas de Hollywood más cuestionadas y criticadas que Johnny Depp. Con una reputación de veneno para la taquilla que se afianza filme a filme, más su malsano divorcio de Amber Heard y un alcoholismo nada disimulado, el actor de Piratas del Caribe arrastra una imagen pública que se valora en números negativos. ¿Faltaba algo más para demolerla? Puesto que semeja que sí: los ex- mánagers de Depp aseguran que este no se molesta en aprenderse los guiones de sus películas. En lugar de eso, se los leerían a lo largo del rodaje por medio de ese auricular inalámbrico conocido en España como “pinganillo”.

La venenosa afirmación ha surgido desde la batalla legal entre Johnny Depp y sus antiguos representantes, The Management Group. Según la demanda formulada por la agencia: “Depp exigió que su ingeniero de sonido fuera puesto en nómina, para de esta manera no tener que aprenderse sus líneas”. Los ex- mánagers de Depp explican que este capricho costó centenares de miles de dólares anuales.

Lo más irónico de todo: Johnny Depp ya tenía la reputación de utilizar auriculares mientras que actuaba. Sólo que, conforme con declaraciones de Kirsten Dunst en 2008, entonces el actor se ponía música de The Rolling Stones durante el rodaje de sus escenas. Decadencias aparte, la cuenta del actor está repleta de gastos excéntricos. Por servirnos de un ejemplo, aún no está claro si Depp se gastó 3 o cinco millones de dólares americanos en un cañón para lanzar las cenizas de Hunter S. Thompson (el creador de Miedo y asco en Las Vegas) a los cielos de Colorado.