La ‘Bohemian Rhapsody’ de Sacha Baron Cohen habría sido “escandalosa” y muy gay

El director Stephen Frears, que se hubiera hecho cargo del filme, señala que el tesina de Baron Cohen nunca llegó a rodarse por la competición de los otros miembros de Queen.

Entre las muchas collejas que le han caído a Bohemian Rhapsody, el biopic de Queen Freddie Mercury protagonizado por Rami Malek, destacan aquellas que le reprochan poseer minimizado el aspecto LGBT de la historia. Según a quién queramos creer, el cantante de Zanzíbar fue, perfectamente gay, perfectamente hermafrodita, pero eso es poco que tan pronto como se ve reflejado en el filme. Así pues, son muy interesantes las palabras del director Stephen Frears sobre una lectura antedicho del tesina: aquella que puso en marcha Sacha Baron Cohen.

Frears, que se comprometió a dirigir el filme a posteriori de que Tom Hooper David Fincher rechazaran el encargo, señala que Baron Cohen quería “una película escandalosa, que me imagino que Freddie Mercury habría aceptado”. En declaraciones a Vulture (vía IndieWire), el cineasta inglés indica que dicho escándalo habría venido cedido tanto por las referencias explícitas a la sexualidad de Mercury como por las “interminables escenas con desnudos”. 

Frears asimismo indica que la película hubiera sido “más un biopic de Freddie que una historia de su asociación”. Así pues, es irónico que fueran el resto de miembros de Queen quienes vetaran el filme: el guitarrista Brian May y el hilera Roger Taylor no tenían ningún interés en que su historia llegase a los cines con la forma de “una película sin tapujos, sórdida y calificada R”, de modo que su competición terminó dejando a Baron Cohen fuera del tesina, con May refiriéndose a Baron Cohen como “un gilipollas”. “Sacha quería escándalo, y ellos eran mucho más convencionales”, añade el director, quien se retiró de la película una vez que su actor principal la hubo descuidado.

En una entrevista para el software de Howard Stern en 2016, Baron Cohen llegó a comentar que uno de estos miembros llegó a proponer que la asesinato de Freddie tuviese punto en fracción de la historia, dedicando la segunda parte del filme a contar la trayectoria Queen tras el fallecimiento de su vocalista. “Nadie va a ir a ver una película en la que el protagonista muere de sida y el resto del tiempo tienes que sujetar al resto del asociación”, remachó el actor.