La gala de los Oscar vuelve a perder audiencia en TV

Las cifras televisivas de los Premios de la Academia vuelven a ir cuesta abajo, a 3 años vista de su récord en 2014

En lo que se refiere a su realización, la gala de los Oscar dos mil diecisiete ha sido mucho mejor acogida que sus predecesoras. A pesar de los incidentes en el in memoriam y en la entrega del premio a la mejor película, detalles como los números musicales de John Legend Justin Timberlake, la lluvia de gominolas o los pullazos de Jimmy Kimmel se han ganado encomios, y, normalmente, nos han hecho olvidar el estilo entrañable mas blandito de Ellen DeGeneres y fiascos como los de Neil Patrick Harris James Franco Anne Hathaway. Pese a ello, notifica Variety, el espectáculo sigue enfrentándose al desinterés creciente del público, reflejado en el descenso de su audiencia televisiva.

Según la agencia estadística Nielsen, la gala de 2017 ha logrado un share del treinta y seis por cien en EE UU, y una puntuación del 12.7 en el campo de espectadores de entre dieciocho y cuarenta y nueve años. El año pasado, el share de la gala fue el mismo, mas su puntuación en el índice de audiencia llegó al treinta y seis, al tiempo que en 2015 se llegó al 25 y, en dos mil catorce, al récord de 27,9. En lo que se refiere al número de espectadores, los Oscar de dos mil dieciseis atrajeron 34,3 millones, y los de 2015, 37,3 millones, mientras que hace tres años se llegó a los 43,7 millones. El contingente de personas que prosiguió los premios del actual año todavía no se ha hecho público.

Aun de esta manera, la Academia puede respirar tranquila: aunque resultan un descenso respecto a los años precedentes, estas cifras todavía no se aproximan al límite bajón de la gala. Charlamos de la liturgia de dos mil ocho, presentada por Jon Stewart, que sólo fue seguida por 32 millones de espectadores.