Las mujeres van a salvar el universo DC

Las mujeres van a salvar el universo DC

Las mujeres van a salvar el cosmos DC. Lo afirmados de esta manera, a quemarropa, sin signos de interrogación ni el menor atisbo de dura. ¿Por qué razón? Por todas las señales que nos han ido dejando los habitantes de Gotham, Metrópolis y el universo DC por lo general, pidiendo a gritos un relevo de género. El tremendo éxito que ha cosechado Wonder Woman (natural de mil novecientos cuarenta y uno, icono del feminismo y, a pesar de todo, sin una película en la que probar su valía hasta ahora) en la taquilla norteamericana no nos hubiese pillado tan desprevenidos, ni a nosotros ni a Warner/DC, si hubiésemos prestado más atención a esas señales.

El cameo de la propia Diana Prince lo vaticinaba en Batman v Superman: El amanecer de la Justicia, una pena que su aullido de guerrera amazona se desvaneciera entre tanta testosterona y tanto “¡Salva a Martha!”. Ha llegado el momento de dejar de hacer oídos suecos y reconocer de una vez por siempre que la redención del universo cinematográfico DC está en manos de sus heroínas.

¿De qué forma hemos llegado hasta aquí?

Los cómics no son cosa de chicas, afirmaban. Las superheroínas no venden en taquilla, afirmaban. Y hasta ahora, los resultados logrados en la enorme pantalla parecían dar la razón a estas absrudas afirmaciones. Antes que Wonder Woman pusiera las cosas en su sitio, el cine de heroínas (y villanas) se dio de bruces en dos ocasiones: con Supergirl en mil novecientos ochenta y cuatro y con Catwoman en dos mil cuatro. Entre tanto y desde entonces, hemos asistido a una sequía intencionada de mujeres de capas y antifaces en el séptimo arte.

Desde la Catwoman de Michelle Pfeiffer en Batman vuelve, hasta la de Anne Hathaway en El caballero oscuro: La historia legendaria renace, pasando por la Poison Ivy de Uma Thurman en Batman y Robin, hasta llegar a la Wonder Woman de Gal Gadot en Batman v Superman (sí, fue lo mejor del filme y ni tan siquiera compartía título con sus 2 fornidos compañeros),  han pasado a ocupar ese puesto secundario en las películas de superhéroes, aquejadas del infeccioso principio de Pitufina.

Las supervillanas más temibles de DC tampoco han corrido mejor suerte en esto de protagonizar películas. Como pasara con la Wonder Woman de Gadot, la Harley Quinn de Margot Robbie eclipsó a todo malo muy malo que se cruzó en su camino en Escuadrón Suicida. ¿Su mayor habilidad? Hacer soportables 97 minutos del desquiciado (y fugaz) Joker de Jared Leto y el robaplanos Deadshot de Will Smith a base de brotes de esquizofrenia, shorts, bate y coletas coloridas. Ahí es nada…

La pequeña pantalla se ha portado algo mejor con las heroínas DC. Lynda Carter pudo hacer gala de poder Wonder en la serie de televisión La mujer maravilla en mil novecientos setenta y cinco. Pese a la poca fe de los ejecutivos de turno en el personaje, la superheroína soportó 4 años en antena. Es exactamente en la TV donde se ha hecho hueco Supergirl. Kara Zor-El ha traído a The CW (y, de paso, a DC) sentido del humor, colorido y frescura. ¿Cuándo tendrá la prima rubia de Superman otra ocasión en el cine?

El principio de ‘Wondie’

Heroínas y villanas de DC han debido aguardar hasta este año para reivindicar su potencial cinematográfico en Wonder Woman. Pese a que los primeros análisis de taquilla vaticinaban que el debut en solitario de la amazona estaría bajo los demás estrenos del estudio, la superheroína ya amontona más de 200 millones de dólares americanos en su primer fin de semana de estreno en EE UU.

Wonder Woman es “la película DC impecable que estabas esperando” y “un riff de chelo eléctrico con forma humana”, ha señalado la crítica internacional, que la ha transformado en la película mejor valorada de El caballero oscuro. “La Mujer Maravilla que precisábamos obra el milagro”, asegura nuestra crítica. Ha tenido que llegar una directivo como Patty Jenkins para dejar a un lado la cosificación de este icono y dar brida suelta a la valía de Diana Prince como mujer excepcional.

La directiva de The Killing y la ovacionada Monster ya estuvo a punto coger el relevo de Kenneth Branagh en Thor: El mundo oscuro (dos mil trece), aunque terminara abandonándolo alegando las socorridas “diferencias creativas”, hecho que prácticamente cuesta al estudio la deserción de Natalie Portman. Ahora sabemos por qué razón se pilló Portman semejante berrinche…

Ellas mandarán en DC (aunque DC todavía no lo sepa)

¿Cuántos proyectos tiene entre manos la casa de Batman y Superman? Los suficientes para agobiar a cualquiera. ¿Cuántos de ellos están protagonizados por mujeres? Tres, contando con la secuela de Wonder Woman.

En una agenda marcada por superestrenos como Liga de la Justicia (¿Lo que más interés lúcida hasta el momento? El primer avistamiento de Superman), Aquaman, The Batman o bien el Black Adam de Dwayne Johnson, son minoría; sus proyectos aún no cuentan con data de estreno, pero tienen directores (que ya es más de lo que The Flash puede decir) y, admitámoslo, son los que nos morimos de ganas por ver en la gran pantalla.

Gotham City Sirens nos traerá de vuelta a Harley Quinn, emancipada del Joker, y acompañada por dos personajes a su altura: Catwoman y Poison Ivy. David Ayer (Escuadrón Suicida) va a ser el encargado de ponerse al frente de este trío de amistades peligrosas. Por el momento, han sido varios los nombres de actrices que han sonado para hacer piña con Robbie (Megan Fox o bien Bryce Dallas Howard para Poison Ivy, y Haley Bennett para Catwoman), e inclusive se ha rumoreado que Máscara Negra podría ser el villano del filme.

Por otro lado, Batgirl ha sido capaz de convencer al mismísimo Joss Whedon de volver a dirigir a superhéroes, tras el aluvión de críticas que le reportó Vengadores: La era de Ultrón. Tras quedarse con las ganas de darle un filme a la Viuda Negra e intentar llevar a la enorme pantalla a Wonder Woman, Whedon busca la reconciliación con el cine heroico en el terreno que mejor domina: el de las heroínas atractivas como Barbara Gordon (hija del comisario Jim Gordon). Priyankra Chopra (Quantico) ya está haciendo campaña para hacerse con el papel.

Finalmente, tras el éxito cosechado en su primer fin de semana en la taquilla de Norteamérica, y como ya anunció Zack Snyder hace unas semanas, Wonder Woman tendrá secuela, dirigida una vez más Patty Jenkins, y que, como ha revelado la cineasta a EW, tendrá lugar en EE UU.

El reinado de las superheroínas acaba de iniciar, y no solo en DC, sino asimismo en Marvel y Fox: la Capitana Marvel de Brie Larson se prepara para su debut; mientras que, Gata Negra Marta Plateada, dos de los personajes femeninos más interesantes (y sensuales) con los que se ha encontrado Spider-Man, tendrán su película, llamada Silver and Black; y X-Men: Dark Phoenix, por su parte, volverá a traernos a Jean Grey en acción.

Ahora el interrogante es: ¿Para cuándo más directoras como Jenkins en estos proyectos superheroicos? Lexi Alexander ya se quejó de que deberían haber sido la argumentista Gail Simone y ella misma las encargadas de llevar Batgirl al cine en lugar de Whedon. Nosotros tenemos a las aspirantes idóneas para ponerse tras las cámaras de los próximos proyectos heroicos. Ya va siendo hora de que ellas asimismo tengan el poder tanto delante como detrás de las cámaras.