Los combates de boxeo más bestias del cine

Las películas de boxeo siempre y en todo momento, o prácticamente siempre y en toda circunstancia, responden a unos patrones muy similares que explicamos a continuación:

1. Un púgil fracasado o bien en su defecto un boxeador de éxito en su peor instante es el protagonista de la historia.

2. Por circunstancias del destino alguien le da la ocasión de redimirse (en lo profesional y en lo vital) gracias al combate del siglo.

3. Naturalmente, él no está preparado.

4. Además, tiene un problemón personal: o es pobre, o bien está en la cárcel, o no tiene novia o la tiene pero le va mal.

5. Entonces halla el adiestrador perfecto.

6. El problema es que el adiestrador ya ha dejado el boxeo, o ya no entrena a campeones… O sencillamente está todo el día ebrio.

7. Pero le persuade picándole como Hércules a Filoctetes.

8. El entrenamiento es duro pero nuestro protagonista consigue ponerse fuerte y mentalmente implacable.

9. Gana el combate.

Y que aunque parezca que otra cosa nos encantan las películas de boxeo exactamente de ahí que. Bueno, y por los combates donde además de dar brida suelta a nuestro apetito de violencia podemos ver qué clase de directivo es el que está detrás de la cámara. Porque rodar un combate de boxeo no es fácil.

Aquí te traemos las mejores y más salvajes peleas en un ring:

THE BOXER

Si mezcláramos las riñas callejeras con el boxeo saldrían los combates de The Boxer, la cinta de Jim Sheridan protagonizada por Daniel Day-Lewis es un drama que mezcla boxeo, terrorismo (IRA) y amor. No se puede pedir más. Y si Daniel Day-Lewis está en la cinta y además de esto interpreta a un terrorista que acaba de salir de la prisión y busca su redención dando golpes con el guante de boxeo… Entonces sí que sí. Estamos frente a una película que a priori es casi perfecta.

No verás peleas de boxeo tan sucias como estas jamás. Ojo al momento en el que el personaje de Day-Lewis llamado Danny Flynn coge carrerilla para pegar un golpe de KO a su contendiente.

EL BESO DEL ASESINO

En esta película se pegan en el ring, en la sala de baile, se pegan en la calle, en un sitio lleno de maniquíes. La historia es la de un boxeador que rescata a una vocalista de su jefe, un mafioso y un abusador. Y las peleas no son exageradamente sanguinolentas. Lo que realmente es bestia es que Stanley Kubrick la escribió, y la generó, y asimismo la dirigió… ¡Ah, asimismo hizo la fotografía!

Y sí, asimismo la montó… Eso sí que es bestia. Y todo en el año mil novecientos cincuenta y cinco, ya antes de estrenar Atraco perfecto.

ROCKY 3

Rocky ha tenido muchos combates muy bestias pero sin duda su contendiente más salvaje es Clubber Lang conocido por todos como Mr. T. Absolutamente nadie puede a Mr. T, nadie menos Rocky. Probablemente no nos hayan dolido más los golpes en toda la saga de Rocky como cuando en uno de los asaltos y a ralentí esta bestia parda le asesta tres golpes prácticamente mortales a nuestro potro italiano. Y este en lugar de decide vacilarle con chulerías. Este fue el día en el que descubrimos que Rocky era más que un púgil, era un superhéroe, un símbolo… Era inmortal.

GIRLFIGHT

Si Michelle Rodríguez nació para un papel fue para interpretar a la protagonista de Girlfight. Ella es Diana Guzmán, una chica de barrio humilde que no para de meterse en líos hasta que consigue focalizar toda esa furia y ese mal humor en su gimnasio de distrito. Resulta que descubre un talento innato para el boxeo y decide transformarse en una campeona. Ella fue la primera que con sus ganchos nos enseñó que hay vida más allá del boxeo masculino en el cine. Y lo hizo dando los golpes más sucios (y también indies) del panorama.

Aunque en Girlfight son más duros los golpes de los adiestramientos que los que se dan encima del ring.

TORO SALVAJE

Martin Scorsese estaba tumbado en cama de un centro de salud. Tras el descalabro de New York, New York, el director se consumía en una barahúnda de drogas y líos sexuales que terminó por quitarle las ganas de dirigir. Y entonces llegó él, su amigo Bobby, el enorme Robert De Niro, con una historia que merecía la pena contar, si era contada por Scorsese. La del boxeador Jack la Motta, un tipo paranoico, vilento, de carácter enfermizo que llegó a ser vencedor de los pesos medios mas que terminó siendo presionado por la mafia para muñir la mayor parte de sus combates.

Pero no, no logró persuadirle. Scorsese no quería rodar nada y la vida de Jack La Motta no le interesaba lo más mínimo.

Robert De Niro no se rindió y día tras día procuró convencer a su amigo. Un día le contó una escena: En un combate Sugar Ray arrincona a Jack La Motta y comienza a darle la tunda de su vida, la Motta comienza a sangrar y con los repetidos golpes de su contendiente la sangre llega a las primeras filas del público. Scorsese rodó Toro salvaje sólo para poder rodar esta escena concreta. Le salió una pieza maestra.

OJOS DE SERPIENTE

Brian De Palma en todo su esplendor… Ojos de víbora no es una película de boxeo mas el directivo decide que sea un combate de boxeo fuera de cámara el contexto idóneo para iniciar esta intriga policiaca en la que un agente de policía de ética dudosa llamado Ricky Santoro e interpretado por Nicolas Cage debe eludir el asesinato del Secretario de Defensa de U.S.A..

La película empieza con un alucinante plano secuencia de doce minutos (sin trampas) en el que nunca se llega a ver el combate de boxeo pero ni falta que hace porque todo cuanto pasa fuera del ring es pura violencia.

THE FIGHTER

Micky Ward, el pugilista que interpreta Mark Wahlberg en la cinta de David O. Russell no tiene mucha técnica pero se le da bien percibir golpes. Esto hace que los combates de esta película en la que Christian Bale –que interpreta al hermano drogodependiente del pugilista y gana el combate interpretativo– sean en especial desagradables y violentos. La sangre salta y se seca, los golpes duelen y dejan cardenales asimismo en el espectador. Por fin un KO con un golpe en el riñón… Uf, eso tiene que doler, Alfonso Sánchez…

REDENCIÓN

Y de The Fighter pasamos de forma directa a Redención. La última película de boxeo en estrenarse en España (por el hecho de que en el resto del mundo ya llevaba desde dos mil quince). Dirige Antoine Fuqua y protagoniza Jake Gyllenhaal. Y si bien el personaje de Gyllenhaal tiene exactamente el mismo poder (inmunidad a los golpes) que Mark Wahlberg en The Fighter o Rocky Balboa, en esta película es diferente. Los soporta pero le pasan factura.

Los combates son brutales pero lo peor, lo que duele, viene después cuando el personaje no puede ni moverse, cuando se mete el dedo en la boca y todo es sangre, cuando hacer el amor con su muy, muy bella mujer (Rachel McAdams) es un suplicio…

MILLION DOLLAR BABY

Pero indudablemente el combate de boxeo que más nos ha dolido ha sido el de Hilary Swank en Million Dollar Baby. Ella es la pugilista con más fuerza de voluntad de la historia de las películas de boxeo. Ella es la más dura. La campeona. Mas a todos nos hizo retorcernos en el asiento ese puñetazo ilegal que la lanzó a la lona contra una banqueta mal puesta en el ring…