Los directores nominados a Mejor película extranjera firman un comunicado

Tras la tradicional cena en la que los directivos de las películas nominadas a Mejor Película de Habla no Inglesa, se reúnen con miembros de la industria de Hollywood, el realizador iraní Asghar Farhadi, que no acudirá a la liturgia del domingo, se comunicó con los otros aspirantes,  Maren Ade (Toni Erdmann), Hannes Holm (A Man Called Ove), Martin Zandvliet (Land of Mine) y la pareja Bentley DeanMartin Butler (Tanna) para lanzar un comunicado conjunto en el que expresaran su preocupación por la situación política que vive U.S.A. desde el alzamiento a la presidencia del magnate Donald Trump.

“En representación de toso los nominados, nos gustaría expresar nuestro rechazo más unánime al tiempo de fanatismo y nacionalismo que vemos en E.U. y en otros países, tanto en parte de la población, como, y esto es lo más desafortunado de todo, entre líderes políticos.

El miedo generado para dividirnos conforme nuestro género, color, religión y sexualidad es una vía para justificar la violencia que destruye aquello de lo que dependemos -no únicamente como artistas, asimismo como humanos-: La diversidad de culturas, la ocasión de enriquecernos con elementos extranjeros y la creencia de que los encuentros entre humanos nos hacen mejores. Los muros evitan que la gente pueda experimental algo fácil pero fundamental: descubrir que no somos tan diferentes.

Nosotros nos preguntamos ¿Qué cine hacemos? Y aunque no queremos sobredimensionar el poder del cine, pensamos que no hay medio que nos sumerja tanto en las circunstancias de otras gentes y transforme nuestros sentimientos en curiosidad, empatía y compasión, aun para con aquellos que nos han enseñado que son nuestros enemigos.

Independientemente de quién gane el premio de la Academia a la Mejor película de habla no inglesa, nos negamos a pensarlo en concepto de fronteras. Pensamos que no hay un mejor país, un mejor género, una mejor religión o bien un mejor color de piel. Queremos que este premio simbolice la unión entre países y la libertad del arte.

Los derechos humanos no son algo que haya que pedir. Es tan fácil como que existen para todo el planeta. Por este motivo, deseamos dedicarle el premio a todo el mundo, artistas, periodistas y activistas que trabajan por la libertad de expresión y la dignidad humana, valores que ahora más que nunca es preciso resguardar. Les dedicamos el Oscar a ellos y queremos expresarles nuestro profundo respeto y solidaridad.

Martin Zandvliet (Land of Mine, Dinamarca), Hannes Holm (A Man called Ove, Suecia), Asghar Farhadi (El viajante, Iran), Maren Ade (Toni Erdmann, Alemania), Martin Butler y Bentley Dean (Tanna, Australia).”