Los dos finales rechazados de ‘Rogue One’ que no llegamos a ver

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS]

Ya lo adelantaba la princesa Leia en Una nueva esperanza: todos y cada uno de los rebeldes habían sacrificado sus vidas para hacerse con los planos de la Estrella de la Muerte. Dicho y hecho. Jyn Erso (Felicity Jones) y Cassian Andor (Diego Luna) se despedían abrazados en las playas de Scarif, aguardando ser destruidos bajo el rayo de la estación espacial, tras haber robado heroicamente los planos de este arma mortal de Darth Vader. De este modo acababa Rogue One: Una historia de Star Wars. 

¿Y ese final tan desesperanzador? ¿Tuvieron Jyn y Cassian alguna posibilidad de salir vivos de esa misión? Tras el estreno del filme, el propio director, Gareth Edwards, aseveraba que llegaron a proponerse otro final mucho menos trágico. Y que aun debieron deshacerse de múltiples tomas de acción en el tercer actor. ¿Exactamente en qué consistían los dos finales alternativos con los que pudo concluir el spin-off de Star Wars?

El resultado original, perteneciente al primer boceto del guión, terminaba con Jyn y Cassian subsistiendo al ataque a Scarif. Así lo reconocía el propio Edwards a Slashfilm: “El primerísimo guion de Gary Whitta… hablábamos sobre ello y estaba claro que íbamos a matar a bastante gente. Potencialmente a todos. Pero pensábamos ‘No nos dejarán hacerlo. Conque para este primer boceto, procuremos hacer la mejor versión en la que Jyn y Cassian sobreviven’. Lo escribimos, luego [la presidenta de Lucasfilm] Kathleen Kennedy lo leyó y al final afirmó ‘¿No deberían fallecer?’. Nosotros contestamos ‘Claro, como es natural. Nos encantaría, mas ¿podemos?’. Y nos dijo: ‘Podemos hacer lo que queramos”.

Ahora, en una entrevista concedida a Entertainment Weekly, Gary Whitta ha revelado los detalles sobre ese final original, que fue dejado de lado a la primera de cambio. En este caso, Jyn y Cassian volvían a hurtar los planos de la Estrella de la Muerte, pero no debían escalar una torre gigante para de esta forma poder enviar los datos a las naves rebeldes. “Una nave rebelde bajaba y los sacaba de la superficie. La transferencia de los planos pasaba más tarde. Se alejaban y luego la nave de Leia venía de Alderaan para ayudarles. Esa transferencia de nave a nave sucedía fuera de Scarif”, asegura Whitta.

Una vez en el espacio, Darth Vader atacaba el vehículo de Cassian y Jyn, tratando de destruirla antes de que la transferencia se completara. Por último, conseguía terminar con la nave, pero los planos ya estaban a cargo de Leia, que había escapado en su nave. Entonces veíamos los restos de la embarcación rebelde y entre los escombros “Jyn y Cassian escapaban en una cápsula de emergencia justo a tiempo”, explica Whitta.

Tampoco paso inadvertida la carencia de varias tomas mostradas anteriormente en los tráilers, y que correspondían al final del filme. Este final alternativo contenía una nueva escena de acción en las playas de Scarif. Según aseguraba Edwards a Slashfilm, “lo principal que cambió al final fue que la torre de transmisión para mandar los planos estaba separada de la base primordial en Scarif. Para trasmitir los planos, tenían que escapar y huir por la playa a la torre”.

Asimismo, merced al tráiler sabemos que K-2SO estaba presente durante esa secuencia. Esto quiere decir que moría más tarde que en la versión final, donde lo vemos morir en la cúpula de almacenaje de datos. ¿Y por qué razón no funcionó este final? “Teníamos que localizar la forma de comprimir el tercer acto, que era demasiado largo. Y una solución real, veloz y brutal fue poner la torre en la base a fin de que no tuviesen que correr por la playa. Esa resolución suprimió las tomas que se ven en el tráiler”.

Vosotros, ¿con qué final os hubierais quedado?