Max Irons estrena ‘Cóndor’: “Me intimidaba ver correr a Tom Cruise”

Max Irons está dispuesto a hacer lo que sea para demostrar que es mucho más que el hijo de Jeremy Irons o el tierno Jared Howe en La huésped. Como, por ejemplo, a dar vida a uno de tus personajes favoritos de Robert Redford.

El inglés protagoniza Cóndor, thriller político basado en la novelística Seis días del cóndor, de James Grady, y el filme Los tres días del cóndor, de Sydney Pollack, que se estrena hoy en Calle 13. Irons se mete en la piel de Joe Turner, un inexperto analista de la CIA que deberá desenmascarar una conspiración de dadivoso valor y auxiliar así la vida de millones de personas.

La serie, firmada por Jason Smilovic y Todd Katzberg, incluso cuenta en el reparto con William Hurt, Leem Lubany, Mira Sorvino o Brendan Fraser como competidor principal. Hemos podido musitar con Irons, a quien este mes incluso veremos en cines con La buena esposa (estreno el 19 de octubre), a su paso por Madrid para presentar Cóndor. 

¿Cómo te embarcaste en Cóndor?

Fui el primero al que cogieron. Cuando firmas por este tipo de series, firmas por muchos primaveras, así que quieres asegurarte de que el tesina es poco en lo que quieres involucrarte. Todavía políticamente, apoyando sus títulos. Me reuní con los guionistas y tuve la sensación de que no estaban interesados en tomar el camino acomodaticio. Como la película de Sydney Pollack, Cóndor plantea preguntas complejas y no da respuestas para dejar que la audiencia reflexione. Eso es muy importante, sobre todo ahora, cuando la muchedumbre está hambrienta por una conversación profunda. 

Los tres días del cóndor se estrenó calibrado luego de la era Nixon. ¿Qué aporta la serie a nuestra contemporaneidad?

El filme llegó en el momento adecuando, a la vez que el escándalo Watergate, pero ahora tenemos todo tipo de dificultades. No quiero meterme en política saco, pero muchos de nuestros problemas tienen que ver con la peculio, con la globalización, y nunca se palabra de ello. Es tan acomodaticio culpar a los mexicanos. O a personas de Oriente Medio. Culpemos a los más pobres. ¿Qué sentido tiene eso? 

¿De qué forma refleja Cóndor esa situación?

En Oeste, tenemos buena calidad de vida, gasolina, comida, móviles, educación, seguridad social… Todo eso tiene un coste. Nosotros, como Joe, vemos que hay un problema, vemos la enfermedad, pero no sabemos cómo arreglarlo de la mejor forma. Y ahí es donde Joe pelea. Él no tiene respuestas fáciles, sino una pubescencia agresiva que le hace pensar que la única posibilidad es destrozar y retornar a construir. Pero no puedes hacer eso porque la maquinaria es demasiado vasto. La serie invita a musitar sobre la enfermedad en la maquinaria. 

¿Y cómo se hace de Robert Redford?

No te está permitido mencionar su nombre [ríe]. Robert Redford es el hombre más carismático, encantador, inteligente y lindo, sobre todo en este papel. Vi la película, la volví a ver, y luego no quise ponerla más. Las circunstancias de mi personaje son diferentes y, encima, copiar siempre es un error. No puedes copiar a Redford, así que miras, admiras, aprendes lo que puedes y ya. Aunque luego hubo ese pase de la película la tenebrosidad ayer de que empezáramos a rodar…

Sin presión…

¿Verdad? ¿Quién querría ir a eso? Cientos de personas diciendo: “Sí, el puede hacer de Robert Redford” [ríe].

¿Te has inspirado en algún otro agente de la TV o el cine?

¿Quién no quiere ser Jason Bourne? Es el mejor, quitando a James Bond. Jack Ryan tal vez…, pero es demasiado “hispanoamericano”.

Pero pocos corren como Tom Cruise…

Joe corre un montón y yo soy ciclista, no runner. Me intimidaba ver a Tom Cruise en influencia. Mido 1’88. Corro deplorable, mucho codo y poca aerodinámica. Cruise es más bajito y parece que va a 100 km por hora. La verdad es la subsiguiente: Yo le vencería en una carrera, pero él parecería más rápido.

¿Visitaste Langley o tuviste ataque a la CIA para preparar el papel?

¿Langley? No, nunca visité Langley. Fui a Google Earth, ahí es donde fui [ríe]. Siquiera tuvimos a un infiltrado en el rodaje. Nos llevaron a un ocasión donde asimilar a disparar. Un marcial de músculos enormes y pelo rapado me pasó una metralleta y me puse a temblar y a sudar. Me aterran las armas. Cuesta hacerse a la idea de que es tan acomodaticio matar.

¿Cómo fue para un inglés como tú meterse en la piel de un héroe hispanoamericano?

Más allá del choque con las armas, tuve un profesor para perfeccionar el acento hispanoamericano. Pero por suerte, Joe Turner no es uno de esos héroes americanos. Es un analista un poco friki.

Cóndor se estrena en Calle 13 el 4 de octubre. 

The post Max Irons estrena ‘Cóndor’: “Me intimidaba ver pasar a Tom Cruise” appeared first on CINEMANÍA.