“Meryl Streep es una payasa y ‘La La Land’ no vale la pena”: La sinceridad brutal de una votante de los Oscar

Es algo que ocurre con frecuencia. En vísperas de los Oscar, un medio especializado en Hollywood (pongamos por caso, The Hollywood Reporter) pide declaraciones anónimas a uno de los académicos cuyo voto concede las estatuillas doradas. Y, a causa de dichas declaraciones, se arma la mundial, pues la actitud del académico en cuestión es muy dura, cuando no despectiva, cara las películas nominadas. Los Oscar 2017 no han sido una salvedad a esta regla, ni en lo tocante a las confesiones del miembro de la Academia (una mujer, en un caso así) ni a unas creencias que destruyen filmes tan amados por público y crítica como La llegada La urbe de las estrellas – La La Land.   

En lo referente a la categoría de mejor película, los comentarios son de tralla. La miembro de la Academia de Hollywood confiesa “odiar” La llegada (“esa película apesta”), ataca a Fences en términos muy similares a los de nuestro artículo cuestionando su derecho al Oscar (“Denzel [Washington] ha rodado una obra teatral, nada más”) y asevera haber disfrutado de Figuras ocultas, aunque la considera “un telefilme de sobremesa venido a más”. En lo que se refiere a La La Land, es “disfrutable, pero no memorable”. Sólo Manchester frente al mar Comanchería (“un auténtico clásico americano”, y destinataria de su voto) se salvan, en su entender. En lo relativo a mejor directivo, asegura que Damien Chazelle es “un chaval monísimo”, pero prefiere votar por Kenneth Lonergan.

Visit advertiser

Resume ad ►

Skip ad

Ahora bien: donde estas declaraciones pueden hacer sangre es en lo referido a las categorías tráficas femeninas. Si bien la declarante no se muestra muy atroz con los actores (Ryan Gosling Andrew Garfield, nominados por La La Land Hasta el último hombre, le parecen “buenos, pero no de Oscar”), es cara las mujeres hacia donde dirige la mayor parte de su bilis. “No me ha gustado ninguna”, asegura respecto de las nominadas a mejor actriz primordial. Para empezar: “En Florence Foster Jenkins, Meryl Streep se porta como una payasa. Es mona, y admirable, pero no me importa lo que le vaya a pasar. Mas todo el planeta se vuelve ido por Meryl, y creo que ella se aseguró la nominación con aquel alegato en los Globos de Oro: sin él, no la habrían nominado”. 

Seguimos con su repaso a las actrices candidatas: Jackie, en general, y la actuación de Natalie Portman, en particular, le semejan “mierda sin sustancia”. Al ver Elle, la académica asevera haber sentido ganas de “abofetear” al personaje de Isabelle Huppert, y considera que “esa muchacha de La La Land [Emma Stone] va a ganar por el hecho de que es muy cuqui y le agrada a todo el mundo, mas no es tan buena como se dice”. “Me quedé con Ruth Negga, por Loving, que no tiene registros, mas lo hace bien”. Tras esta labor de zapa, la fuente queja contra la resolución de la Academia de nominar a Viola Davis como secundaria por Fences: “Tendría que haber estado nominada como actriz principal: le han hecho lo mismo que a Alicia Vikander por La muchacha danesa, que tenía más líneas de diálogo que el tío”. 

Visit advertiser

Resume ad ►

Skip ad

Acerca del resto de candidaturas, la académica no tiene opiniones tan contundentes, excepto cuando define Silencio (nominada a Mejor Fotografía) como “toda esa cosa cristiana golpeándome en la cabeza”. Aunque, eso sí, de sus declaraciones se infiere que no le resulta interesante demasiado el cine europeo. El corto español Timecode le parece “un mero ejercicio intelectual”, mientras que  Toni Erdmann le pareció “odiosa”. “Los alemanes no son divertidos”, sentencia. Y añade: “Dicen que Jack Nicholson prepara un remake: quizás él logre que tenga gracia”.