Muere Don Rickles, la voz de Mr. Patata en ‘Toy Story’

En España, quienes vimos Toy Story y sus secuelas en VO conocemos a Don Rickles como la voz de Mr. Patata, seguramente el juguete más protestón del cuarto de Andy. Sin embargo, el público estadounidense tenía una imagen bien distinta de este cómico, que murió ayer en su casa de Los Ángeles. Rickles, que ha dejado este mundo a los 90 años a consecuencia de un fallo nefrítico, era un maestro en poner de los nervios a su público a base de insultos.

Donpotato.jpg

Nacido en Nueva York, Don Rickles luchó para hacerse un lugar en el mundo del stand-up: veterano de la II Guerra Mundial, bajo, pelado y gordo, no tenía el perfil de un seductor de los escenarios. Hasta el momento en que cometió una osadía que podría haberle costado cara: poner a caldo a Frank Sinatra durante una actuación en Las Vegas. “Adelante, Frank, haz como estuvieses en tu casa: pégale a alguien”, fueron las palabras con las que Rickles pasó al Olimpo de su profesión. En vez de llamar a sus amici para que le hiciesen un par de zapatos de cemento al cómico, ‘La Voz’ se partió de risa, y también impulsó la carrera de quien, desde ese momento, sería conocido como ‘Mr. Ternura’. De forma irónica, claro.

De esta manera, Rickles se transformó en una figura famosa en la T.V. estadounidense, participando en programas de variedades (los de Dean Martin Johnny Carson), series legendarias (La isla de Gilligan, Superagente ochenta y seis) y, ocasionalmente, en películas como Los violentos de Kelly. Su propia serie de TV, en mil novecientos setenta y dos, no tuvo éxito, pese a todo.

Pero mil novecientos noventa y cinco fue, sin discusión, el año en el que su talento quedó a la vista de las nuevas generaciones: Martin Scorsese contó con él para un pequeño papel en Casino… y una investigación de animación con mucho prestigio, pero sin muchas perspectivas de futuro, recurrió a él para prestar su voz a un juguete con forma de patata en la que debería ser el primer largometraje animado en 3D digital. El resto, como suele decirse, es historia.