Muere James Karen, el casero de ‘Poltergeist’

Empezó trabajando próximo a Marlon Brando y colaboró con Lynch, Spielberg y Cassavetes, entre otros. Rendimos tributo a uno de los secundarios más currantes de Hollywood.

Para los aficionados al cine de terror, el rostro de James Karen es el de Lewis Teague, aquel promotor inmobiliario al que conocimos en Poltergeist y que tuvo la mala idea de edificar sus casas sobre un antiguo cementerio indio. La reputación de Karen, que falleció el martes en Los Ángeles a los 94 abriles, era mucho más positiva entre sus compañeros de Hollywood: ellos le veían como uno de los intérpretes más trabajadores de la industria, cuya descomunal filmografía (204 títulos, entre películas y series) le llevó a moverse entre el cine de autor, la serie B y los blockbusters sin pestañear.

Nacido en Pensilvania en 1923, con el nombre de James Kranofsky, Karen debutó como sustituto de Karl Malden en la producción diferente de Un tranvía llamado deseo en Broadway, lo que le llevó a cruzarse con Marlon Brando. Desde entonces compaginó sus trabajos en el teatro y en la radiodifusión con incursiones cada vez más frecuentes en el cine y la TV, participando en series míticas (Dallas, Lou Grant, Starsky y Hutch), películas de prestigio (Todos los hombres del presidente, El síndrome de China) y despropósitos como aquella Hércules en Nueva York protagonizada por un Arnold Schwarzenegger muy primerizo. Su carrera incluye títulos de Oliver Stone (Wall Street, Nixon), John Cassavetes (Opening Night) David Lynch (Mulholland Drive).

Asimismo, Karen deja el remembranza de una persona bienhumorada, afectuosa y de trato viable. Entre aquellos a quienes distinguió con su amistad se encuentran el influyente crítico Leonard Matlin George Clooney.