“Nos equivocamos con el casting de ‘Ghost in the Shell”

Ahora mismo, los activistas que protestaban contra el ‘blanqueamiento’ de Ghost in the Shell: El ánima de la máquina están frotándose las manos. Y Hollywood, por lo que semeja, aprende una lección dolorosa. La adaptación al cine del anime de Mamoru Oshii, con Scarlett Johansson como protagonista, está yendo mal en taquilla (62 millones de dólares en el mercado internacional, sobre un presupuesto de 110 millones). Y, conforme admiten fuentes de Paramount en CBC News (vía Vulture), el presunto racismo del filme podría haber tenido que ver en sus malas cifras.

“Pensábamos que la recaudación en EE UU sería mejor. Y creo que las discusiones sobre el reparto repercutieron en las críticas”, admite Kyle Davies, jefe de distribución de Paramount en EE UU. Y reconoce que ciertos materiales son muy susceptibles a polémicas por cuestiones raciales: “Tienes entre manos una película muy importante para los fanboys, porque está basada en un anime nipón. Conque caminas en la cuerda floja en el momento de hacer honor al original y meditar en el público de masas”, señala Davies. Y, a continuación, insiste: “Las críticas está claro que no nos han ayudado”.

Con un 46 por cien en Rotten Tomatoes, está claro que la crítica de EE UU se ha mostrado tibia ante Ghost in the Shell. Pero dichas recensiones atacan al filme más bien por el contraste entre un aspecto visual excelente y un guion difícil de seguir, enrevesado y poco excitante. Ahora bien: la auténtica reacción hostil en el fandom ha venido dada por la elección de ‘ScarJo’ para interpretar a un personaje que, en el original, tiene por nombre “Motoko Kusanagi”.

De hecho, aunque el propio Mamoru Oshii (quien, por su parte, amoldó en su filme un manga de Masamune Shirow) haya defendido el fichaje de Scarlett Johansson, y aunque la película no haya despertado polémica alguna en Japón, la cuestión es otra. Porque quienes verdaderamente han mostrado rechazo ante Ghost in the Shell han sido los estadounidenses de origen asiático, así como los apasionados al anime que la acusaban de haber desvirtuado el original.

De esta manera, Ghost in the Shell ha sido arrastrada por un huracán que llevaba ya tiempo gestándose en la Meca del cine: la creciente polémica sobre la adjudicación a actores blancos de papeles que corresponderían, por derecho, a miembros de minorías étnicas.

Hasta tal punto es esto así que The Hollywood Reporter entrevistó recientemente a 3 actrices de origen japonés, para que diesen su opinión sobre la película. “No se trata de haber tenido o bien no una ocasión como actriz”, señala en el reportaje la actriz Atsuko Okatsuka. “Es más que eso. Estamos en dos mil diecisiete, y no sé por qué seguimos teniendo estos problemas con la representatividad. Es insoportable. Para nuestra comunidad, es lo más esencial, mas para otra bastante gente prosigue siendo algo secundario”.