‘Piratas del Caribe: La venganza de Salazar’, secuestrada en el ciberataque global

Los métodos de Jack Sparrow están meridianamente superados: la ola de ‘ransomware’ que sacudió al mundo el viernes también ha perjudicado al Johnny Depp filibustero

Seguramente, a él le va a costar aceptarlo. Mas es lo que hay: actualmente, los métodos de Jack Sparrow como bucanero y filibustero están muy superados. Véase para probarlo el ciberataque global sufrido por empresas de todo el planeta el pasado viernes… y una de cuyas víctimas virtuales fue Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Según notifican Deadline The Hollywood Reporter (vía Gizmodo), la nueva aventura del personaje de Johnny Depp fue ‘secuestrada’ por los piratas informáticos, quienes solicitaron “una suma enorme” a cambio de no filtrarla en la red.

Pirates of the caribbean dead men tell no tales.jpg

Según estas fuentes, el CEO de Disney, Bob Iger, comunicó la noticia a los altos mandos de su compañía el primer día de la semana. Iger afirmó que el estudio trabajaba con investigadores del FBI para hallar a los responsables. Los que, por cierto, plantearon su demanda en términos dignos del mismísimo Barbossa: los hackers conminaban con publicar el filme ‘por entregas’, lanzando a la red fragmentos de 20 minutos, hasta que Disney aflojase el rescate.

La elección de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar como blanco de esta maniobra tiene bastante lógica. No sólo pues Disney sea ya el estudio más recaudador de Hollywood, sino asimismo pues la franquicia protagonizada por Depp depende más que otras de sus ganancias fuera de EE UU. Así, una filtración online habría sido catastrófica. Otros rumores, conforme los que los piratas se habrían apropiado también de una copia de trabajo de Star Wars: Los últimos Jedi, resultaron ser falsos.

Realizado a través de el empleo de ransomware (programas maliciosos que encriptan los datos del usuario, forzando a este a abonar para recobrarlos), el ciberataque afectó a empresas de ciento noventa países. En España, la primera compañía perjudicada a gran escala fue Telefónica. De estar vinculada la extorsión con el gobierno de Corea del Norte, como ha afirmado la compañía de seguridad online Kaspersky, esta sería la segunda vez (tras el hacking Sony en 2014) que la dictadura asiática salta al abordaje de los estudios de Hollywood.