¿Por qué el Michael Myers de ‘La noche de Halloween’ se llama Michael Myers?

Desde el estreno de la película flamante en 1978, el nombre de Michael Myers a pasado a una categoría de personajes en la que su nombre es tan reconocible como los Freddy Krueger, Cara de cuero – Leatherface, Jason o incluso Chucky, el muñeco diabólico.

Pero lo que quizás no sepas es que Michael Myers, ese nombre que repite la regla de Stan Lee de hacer que nombre y patronímico empiecen por la misma pagaré (Peter Parker, Reed Richards...), se tomó prestado de un hombre que había sido responsable indirecto de que se hiciera la película.

En las escasamente semanas en que tardaron en escribir el guion, Carpenter y su por entonces pareja Debra Hill usaron multitud de nombres reales para los personajes. Así, el sherif Leigh Brackett toma su nombre de la famosísima argumentista de Río Colérico, película de sitio de honor de Carpenter, o el doctor Loomis es un doble homenaje al personaje de Psicosis y a Nancy Loomis, una de las actrices de la película que durante el rodaje de Asalto a la comisaría del distrito 13 había iniciado una relación sentimental con Tommy Lee Wallace, uno de los mejores amigos y fiel colaborador de Carpenter que sería el montador de La oscuridad de Halloween.

Precisamente, si Carpenter podía hacer esta nueva película era gracias al descomunal éxito que había tenido Asalto a la comisaría del distrito 13 al asistir a Reino Unido (razón por la que el mismísimo Donald Pleasance se había decidido a trabajar en la nueva película del cineasta). Pero la historia de cómo esa película terminó siendo un éxito en paraje europeo es en parte gracias a una distribuidora citación Miracle y a un hombre de negocios, Michael Myers.

Myers venía de una clan de propietarios de cines, con lo que se conocía muy admisiblemente el negocio, y viendo que Asalto a la comisaría del distrito 13 había sido un sonoro fracaso en los cines de Estados Unidos, fue capaz de convencer a sus productores de hacer poco que no era lo ordinario: que se la vendieran por un precio fijo para ponerla en Reino Unido, renunciando a un porcentaje de taquilla.

Con la película en su poder, Myers la colocó en un festival de cine en Londres, donde fue galardonada, iniciando unos fabulosos resultados de taquilla de los que los productores no vieron un solo penique.

Así, el distribuidor apostaría muy robusto por la carrera de Carpenter, haciendo la adquisición para su paraje de La oscuridad de Halloween antiguamente de que se rodara y visitando un rodaje en el que nadie le dijo nadie del nombre del criminal. Tuvo que ser al ver la película completa cuando descubrió que el director le había puesto su nombre al personaje, considerándolo un aire de agradecimiento por sobrevenir emprendedor su carrera.

¿Pero… lo fue verdaderamente o se trataba de una venganza por la operación de criminal de las finanzas que había hecho con su inicial película? Con la mala cuajo de Carpenter nunca se sabe.