Por qué se ha convertido el Babadook en un icono del orgullo gay

 

Por qué se ha convertido el Babadook en un icono del orgullo gay: Seguramente (y con permiso de It Follows), Babadook fue la mayor sorpresa que el género de terror nos dio en dos mil catorce. La película de Jennifer Kent nos puso los pelos como escarpias apoyándose en un tema espinoso (sí: para muchas mujeres, ser madre es un sufrimiento) y, en general, se ganó múltiples loas por su originalidad y su perspectiva femenina. Ahora bien, ¿a que nadie se aguardaba que el monstruo titular se convirtiese en un icono del Orgullo Gay 2017? Puesto que eso es lo que ha ocurrido… aproximadamente.

Por qué se ha convertido el Babadook en un icono del orgullo gay

Según notifica Mashable, todo comenzó en verano de dos mil dieciseis, allí donde siempre comienzan estas cosas: con una sucesión de bromas y memes en Tumblr. Esta red social, algunos usuarios afirmaron que Netflix había incluido Babadook en su listado de películas con temática LGTB (una clasificación, que, a todo esto, la plataforma de VOD ya no usa). Quizá se tratase de un error, pero lo que sí era seguro era la excusa idónea para infinidad de coñas navegantes.

Redefiniciones del acrónimo “LGBT” (“Lesbianas, gays, Babadook, transgénero”) y comentarios sobre lo mucho que se semeja la criatura a según qué habituales de Grindr, la app de ligoteo para hombres gays, han sido algunos de los chistes habituales sobre el particular.

Pero no todo ha sido cachondeo. También se ha recordado el hecho de que el cine de terror tiene muchísimos fans LGBT que se identifican con temas tales que la marginación o la indefensión ante un entorno hostil. Es más: si filmes como Carrie se han transformado en iconos para las sexualidades no hetero, es por algo. Debemos recordar que, de manera simbólica hablando, el Babadook no deja de ser la emanación de una personalidad reprimida. Y, al fin y al cabo, entre vivir en un sótano y vivir en el guardarropa tampoco hay tanta diferencia…