Primeras críticas de Valerian y la ciudad de los mil planetas ¿Digna de Razzies o de aplauso?

Valerian y la ciudad de los mil planetas
Valerian y la ciudad de los mil planetas

En medio de un verano lleno de secuelas y nuevas entregas de sagas mastodónticas, al menos una olropuesta de ciencia-ficción se atreverá a explorar territorio desconocido. Bueno, por lo menos en pantalla grande: Valerian y la ciudad de los mil planetas llega para adaptar los fascinantes cómics espaciales de Pierre Christin Jean-Claude Mézières que desde finales de los años sesenta narran las aventuras galácticas de los agentes espacio-temporales Valerian Laureline.

Luc Besson ha dirigido esta superproducción con Dane DeHaan Cara Delevingne en los papeles protagonistas, más un despliegue de medios y efectos visuales aplastante. Eso sí, la recepción del filme no puede estar más dividida entre la crítica anglosajona: se acumulan tanto elogios entusiastas como ataques furiosos contra esta primera aventura cinematográfica de Valerian y Laureline. Ahora hemos escogido una pequeña representación con extractos de las críticas más relevantes.

David Ehrlich (IndieWire) “Imagina que alguien proyectase una década entera de ciencia-ficción épica al mismo tiempo y sobre exactamente la misma pantalla. Imagina que estás entre el público y, por cierto motivo, has decidido tomar antes una bolsa entera de setas alucinógenas aderezándolas con la mejor metanfetamina de Francia. Eso es aproximadamente lo que se siente al ver la delirante Valerian y la urbe de los mil planetas de Luc Besson, una aventura intergaláctica de doscientos millones de dólares americanos tan puesta de sus sustancias que hace parecer a Guardianes de la galaxia una película de Ozu”.

Scott Mendelson (Forbes): “Valerian y la urbe de los mil planetas comienza tan gloriosamente enloquecida que se vuelve desilusionante cuando resulta ser solamente bastante buena. Dejamos de lado tropezón narrativos y un climax sorprendentemente sutil, como la tendencia a dar a Valerian la mayor cantidad de escenas de acción a lo largo de la parte final, la nueva superproducción de ciencia-ficción y fantasía de Luc Besson funciona como pretende. Nos traslada a un nuevo mundo, lleno de paisajes increíbles y sensaciones inenarrables. (…) En una era de propiedades intelectuales recicladas o basadas en la añoranza, Valerian es el género de películas nuevas que merecen una franquicia con vida larga y próspera”.

Chris Nashawaty (Entertainment Weekly): “Su imaginación es tan peculiar y salvaje, y su ritmo tan idiosincrásico, que es fácil imaginar a los espectadores no sabiendo qué pensar de [la película] hasta dentro de un tiempo en el futuro. Por poner un ejemplo, durante los embriagadores primeros 30 minutos, no podía decidir si lo que veía era brillantemente majara o bien absolutamente estúpido”.

Todd McCarthy (The Hollywood Reporter): “Los Razzies no precisan aguardar a finales de año para elegir a su ganadora de dos mil diecisiete. (…) El euro-trash ha vuelto, mientras que la ciencia-ficción precisa lamerse las heridas durante rato. Dane DeHaan, que protagoniza dos de los fracasos más indignantes y abotargados del año con La cura del bienestar y esto, debería volver al cine indie, al paso que Cara Delevingne necesita que la actuación es algo más que sonreís y desplazar los ojos. Rihanna debería hacer como que esto no ha pasado nunca. Y los peces gorditos de los grandes estudios de Hollywood pueden respirar con calma, dado que, por lo menos esta vez, se han librado de hacer la mayor película del verano que absolutamente nadie quiere ver, en tanto que es una importación francesa”.

Peter Debruge (Variety): “Es una meta atrevido dentro de un mercado tradicionalmente tan poco agradable para imitadores de Star Wars, pero Besson es uno de los pocos directores vivos que tienen la ambición y la habilidad suficientes para establecer su propio universo contrincante. En un instante en el que Star Wars se ha vuelto un producto corporativo, Valerian se las apaña para ser al tiempo moderna y exquisitamente de la vieja escuela: el tipo de experiencia apasionante, salvaje e incesantemente creativa que el sólo el director de Lucy El quinto elemento puede ofrecer”.

Rodrigo Perez (The Playlist): “Si tomamos por cierta la sabiduría general, y resulta que la majestuosidad visual es la auténtica divisa de la experiencia cinematográfica en salas actual –el escapismo de palomitas es lo único que semeja inmune al pico máximo de la televisión y la comodidad del streaming–, entonces el director francés Luc Besson está defendiendo que el público abandone el confort de sus sofás y salga de casa para visitar el enorme universo de Valerian y la ciudad de los mil planetas, su última contribución al cine blockbuster de talla extra grande. Besson también busca arrebatar a James Cameron el título de campeón grand slam de la ingeniería de ciencia-ficción, pues en alcance y escala, Valerian es una space opera tan enormemente ambiciosa como asombrosa para los ojos”. 

Valerian y la ciudad de los mil planetas se estrena el dieciocho de agosto.