¿Qué está pasando con ‘Bocadillo’? El youtuber Wismichu lleva el caos al Festival de Sitges

De toda la extraña presente cinematográfica que podría aparecer un viernes por la tarde, la que llega ahora mismo desde el Festival de Sitges es sin duda la más extraña.

Hoy, el certamen catalán especializado en cine utópico (en lo que ya es toda una institución a nivel mundial) programaba una película que venía envuelta en no poca polémica ya desde su anuncio, Sándwich, el brinco a la dirección del youtuber Ismael Prego, más conocido como Wismichu.

Hasta ahí mínimo extraño (no es el primero youtuber que aparece estos días por la asiento catalana), pero la comunicación llega cuando desde hace unas horas han empezado a proliferar en Twitter comentarios sobre la película, así como vídeos grabados desde el interior de una de las salas, en las que se puede ver al notorio abucheando la película y pidiendo que se les devuelva el parné.

La razón, al menos según lo que se puede deducir de los vídeos, es que todo es obra de una broma pesada en la que se ha involucrado al festival. El secreto de tanto alboroto durante la proyección estaría consistiendo en que Sándwich es una “película” en la que se repite una y otra vez el mismo chiste para desesperación de un notorio que ha sido cromo al entrar en la sala (hay quien señala por Twitter que todo esto está siendo parte de un documental).

El youtuber, por su parte, se ha cambiado su nombre en la red social al de El mejor director de ESPAÑA y ha prometido que el domingo se podrá ver injusto la película en Youtube. En algún momento sabremos qué está sucediendo exactamente, pero de momento van algunos de los vídeos y mensajes con lo que está sucediendo en el certamen.

 

ACTUALIZACIÓN: Como indica el periodista Juan Soto Ivars, a la entrada de la sala de Sitges en la que se proyectaba la controvertida película, un cartel avisaba a los espectadores de que estaban siendo grabados para un documental llamado El Sándwich

ACTUALIZACIÓN 2: Algunas voces en Twitter aseguran que el papel puesto en la entrada del cine de Sitges y firmado por una productora de Barcelona no tiene validez si no va acompañado de una cesión de imagen y que si la persona grabada en beocio de permanencia, el problema podría ser muy enfermo.