¿Quieres esparcir las cenizas de tus muertos en Disneylandia?

El ‘Wall Street Journal’ confirma una de las leyendas urbanas más tenebrosas sobre el parque temático: algunos visitantes lo utilizan como circuito funerario.

Para ser “el superficie más oportuno de la Tierra”, Disneylandia es el caldo de cultivo para leyendas urbanas de lo más tenebroso. Y una de ellas acaba de ser confirmada por el Wall Street Journal (vía io9): se alcahuetería de aquella según la cual muchos visitantes del parque temático aprovechan sus viajes para desperdigar las cenizas de sus muertos en tal prodigioso superficie, para que así puedan codearse con Blancanieves, Mickey y compañía para los restos.

Según el diario, los lugares preferidos para depositar restos humanos son los parterres de flores, los arbustos y los prados del Reino Mágico. Asimismo, las atracciones dedicadas a Piratas del Caribe Dumbo todavía vienen muy al caso para tan lúgubre cometido. Pero, por encima de todas, la zona que más se llena con cenizas de difunto es la Mansión Encantada. Lo cual, para qué lo vamos a desmentir, era muy esperable.

Por lo pasado, la disposición de cenizas es tan frecuente en Disneylandia que los empleados del parque incluso utilizan una señal específica (“precisión HEPA”) para avisar de que es necesario aspirarlas del superficie donde fueron depositadas. Si perfectamente los empleados a los que ha entrevistado el WSJ reconocen que la tarea es angustioso, todavía admiten que arrojarlas en un superficie tan significativo puede suponer un consuelo para los familiares de los difuntos.

Aun así, no te confundas: esta clase de funerales están prohibidísimos, y aquellos sorprendidos in fraganti son expulsados de Disneylandia inmediatamente. De hecho, el WSJ señala un momento particularmente chungo protagonizado por unos padres que acababan de perder a su hijo de siete primaveras. Por otra parte, dada la capacidad de Disney para exprimir hasta el posterior céntimo de sus negocios, no nos extrañaría que una interpretación más formalizada y ‘justo’ de este negocio acabara estando a disposición del notorio. Previo plazo, faltaría más.