[San Sebastián 2018] Ryan Gosling: “First Man’ desvela al hombre detrás del mito”

Si Ryan Gosling tiene que quedarse con un héroe al que admira, elige a su principio. “Fue principio soltera y posteriormente de crecer y tener a mis hijas me he cedido cuenta de lo duro que tuvo que ser eso. Como padre, creo que ella es un gran ejemplo”, nos cuenta el canadiense, de paso por el Festival de San Sebastián para presentar First Man, la película de Damien Chazelle sobre Neil Armstrong.

Cuando Armstrong pisó la Reflejo en julio de 1969, se convirtió en el héroe no solo de una nación, EE UU, sino asimismo de millones y millones de personas que presenciaron el acontecimiento a través de la televisión por todo el mundo. El actor se mete ahora en la piel del cosmonauta, un papel que ha supuesto “una gran oportunidad, pero asimismo mucha responsabilidad”: “Neil era un hombre estupendo. Aprendió a evaporarse antiguamente que a conducir, sirvió en el ejército en Corea, y se convirtió en una figura icónica. Era humilde, fuerte. La película intenta revelar al hombre detrás del mito, pero era estupendo en todos los niveles”.

El filme nos adentra en las misiones de la NASA que llevaron al primer hombre a la espejo. Deje del Armstrong cosmonauta, pero asimismo del hombre, del marido y del padre que perdió a uno de sus hijos en 1961. Antiguamente de embarcarse en el esquema, Gosling conocía “lo superficial” de la historia: “Las imágenes de la tele, las palabras icónicas, pero no lo que experimentaron en lo personal. Sabía muy poco del sacrificio personal de los personajes”. Fue precisamente el aspecto más “personal” del filme lo que le atrajo del esquema: “Inicialmente lo que le interesaba del filme a Damien fueron las misiones, lo arriesgadas que eran. Pero a mí, cuanto más investigaba sobre el asunto, más me interesaba la vida en casa, la dualidad de esos extremos, que estos astronautas podían explorar los misterios del universo, pero luego volvían a casa a sacar la basura. Me conquistó la dinámica sencillo”.

First Man es la segunda vez que Gosling trabaja con Chazelle en menos de dos abriles. Tal y como nos cuenta el actor, entreambos proyectos nacieron a la vez: “La primera vez que quedé con Damien fue para balbucir de First Man, pero terminamos hablando más de Gene Kelly que de Armstrong”. De Chazelle, el actor destaca “su pretensión”, pero, aclara, “tiene talento para respaldar esa pretensión”. A ellos se une ahora Claire Foy, en la piel de Janet Armstrong, la mujer tras el icónico héroe, “que la historia ha olvidado por desgracia”, apunta la británica, que hace unos días se alzaba con el Emmy por su papel en The Crown. Mientras que Gosling y Chazelle pudieron dialogar con la verdadera Janet, que falleció recientemente, para preparar la película, Foy no tuvo la suerte de balbucir con ella: “Hablé con sus amigos, con sus hijos, que conexo a su principio estuvieron involucrados en la escritura del guion. Fueron muy generosos. Tuve cintas de las entrevistas de Janet. Me enamoré de ella. Es una mujer increíble, su voz es increíble”.

Una mujer “adelantada a su tiempo”, dice la actriz, que consiguió tener su propia vida: “En la época en la que le tocó existir, la mujer apoyaba y animaba a su marido para que se comiera el mundo mientras ella se quedaba en casa. Pero Janet rompió el molde. Se casaron casi sin conocerse y Neil decidió ser piloto. Se fueron a una cabaña en medio de ninguna parte, sin agua ni electricidad. Tuvo a su primer hijo allí y a los tres días él se marchó por trabajo. Yo me habría iracundo tanto… Pero ella lo aceptó. Janet aprendió a evaporarse, tuvo estudios universitarios. Consiguió realización en su vida sin Neil. No se quedó en casa haciendo galletas”.

Para Foy, fue fundamental tener dos semanas de ensayos e improvisación antiguamente del manifestación del rodaje para poder crear conexo a Gosling a la comunidad Armstrong: “Esta no es la historia de la presentación a la Reflejo, sino la de Neil y cómo él consiguió obtener”.

Desde que se estrenara en el Festival de Venecia, han sido muchos los que han criticado el filme por considerarlo poco patriótico. Todo porque el alegórico momento en el que los primeros hombres en pisar la espejo plantan la bandera estadounidense no sale reflejado en pantalla. “Es una película muy patriótica”, defiende Gosling: “La bandera está presente en la película y en la espejo. La polémica sobre la bandera la ha avivado gentío que no ha manido el filme. Si la ven, entenderán las intenciones”. A Gosling le queda, eso sí, el consuelo de que sus hijas piensen que es cosmonauta. “Lo creen y yo no sé qué decirles”, bromea el actor. ¿Le gustaría convertirse en su héroe, como su principio lo es para él? “Prefiero ser un buen padre”, zanja.

First Man (El primer hombre) se estrena el 11 de octubre.