Sony no quiere que ‘Venom’ sea para adultos

El estudio estaría apostando por una calificación PG-13 para la película del simbionte violento protagonizada por Tom Hardy con la esperanza de aumentar su divulgado.

Quizás pensabas que los éxitos de taquilla en primaveras consecutivos de Deadpool (2016), Logan (2017) y Deadpool 2 (2018) habrían contribuido a disipar el temor de los grandes estudios a hacer películas de superhéroes con calificación para adultos (R en EE UU; no recomendada a menores de 17 primaveras sin compañía de un adulto), pero Sony Pictures está dispuesta a demostrar que no es así. Con el inminente estreno de Venom en el horizonte, película que desde su concepción y expansión se vendió como posible título con calificación R de la compañía, un artículo de Variety indica que las altas esferas del estudio prefieren intentar que obtenga la más permisiva calificación PG-13 (no recomendada para menores de 13 primaveras).

Según la publicación, es poco probable que la película protagonizada por Tom Hardy sobre un violento simbionte extraterrestre que toma posesión del cuerpo de su personaje mantenga la calificación R, pues el propósito de Sony es tensar los límites de lo considerado PG-13 sin salir a cruzar la hilera. Quizás los últimos reshoots del filme dirigido por Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland) estuvieron encaminados en ese sentido, intentando raspar lo posible la violencia explícita.

¿Cuál es el motivo que se esgrime para este súbito suavizado del contenido de Venom? Según las fuentes consultadas en el interior del estudio, el objetivo es que la película del simbionte no sea percibida como un material demasiado adulto o no apto para todos los públicos, de modo que sea posible dejar la puerta abierta a que futuras entregas de la franquicia puedan contar con la presencia de Spider-Man, un superhéroe que tradicionalmente se ha vinculado a un divulgado más acostumbrado.

Claro que una cosa son los planes de Sony para hacer un Universo Spider-Man (sin Spider-Man) y otra que ese diseño llegue a salir delante. Para eso necesitan que Venom haga una buena taquilla justificando sus rumoreados 6o millones de dólares de presupuesto. ¿Pero es suavizar su contenido potencialmente violento el mejor camino a seguir? En el caso de otra película de este año con potencial sangriento que pasó de R a PG-13 como Megalodón, no se puede afirmar que ese cambio agradara mucho a sus responsables…