SPOILER: ¿Por qué ‘Fast & Furious 8’ perdona a Jason Statham?

¿Es que absolutamente nadie se acuerda de lo que le hizo al bueno de Han? El guionista Chris Morgan da su explicación al fácil perdón que consigue Deckard Shaw por la parte de la familia Toretto.

Jasonstatham.jpg

SPOILERS DE ‘FAST & FURIOUS 8’

Probablemente te encuentres entre los millones de personas que han visto Fast & Furious ocho durante los últimos días, convirtiendo a la octava película de la franquicia automovilística en el mayor estreno internacional de todos y cada uno de los tiempos, por delante del récord sostenido hasta ahora por Star Wars: El despertar de la Fuerza. Si es así, sin importar lo más mínimo lo que te haya semejante la película (a nosotros nos dejó un tanto chof por diversos motivos; acá puedes leer nuestra crítica), también probablemente al meditar sobre ella te asalte una duda esencial.

¿Por qué razón los protagonistas aceptan tan de buena gana trabajar al lado del personaje de Jason Statham? Cuando Kurt Russell pone al viejo equipo de Dom (Vin Gasoil) a cooperar con Deckard Shaw (Statham), no semeja que el hecho de que el británico fuera el asesino a sangre fría de su viejo amigo Han (Sung Kang) parezca importarles mucho. Como recordarás, ese hecho sobre la muerte de Han en A todo gas: Tokyo Race (2006) se contó retroactivamente en Fast & Furious 6 (2013), dedicando la siguiente Fast & Furious 7 (2015) a la caza y captura de Deckard hasta llevarlo a la prisión donde lo encuentra Hobbs (Dwayne Johnson). Para más información sobre este galimatías temporal, consulta nuestra guía con la mejor forma de ver la saga.

El caso es que si te preguntaste por qué el equipo de Fast & Furious vende tan económico su perdón (sólo Hobbs se rebota un tanto cuando lo ve aparecer en la sala), no fuiste la única persona. Un cooperador de Uproxx tuvo la ocasión de hacerle exactamente la misma pregunta a Chris Morgan, el guionista que ha construido la mitología de la saga desde su tercera entrega. “Es una buena pregunta”, le respondió Morgan. “Todo lo que puedo deciros es que todavía os faltan cosas por saber”. 

Intrigado frente a una contestación tan vaga, en la que el guionista da a entender que futuras entregas de la franquicia (están previstas por lo menos 2 más, hasta lograr la decena) van a tratar ese asunto en mayor profundidad, el periodista le presionó un tanto y consiguió más información. “Verás, la historia de Deckard es bastante afín a la de Dom”, continúa Morgan. “En la primera película, Dom acabó en la prisión por ejercer violencia contra un tío que había hecho daño a su padre. Y Deckard hizo lo que hizo por amor a su hermano. Los dos tienen un código propio y los dos se preocupan mucho por su familia. Es posible que no actúen de la manera más adecuada, mas esas similitudes están ahí”.

Esta segunda parte de la explicación coincide bastante con lo que podemos ver al final de la propia Fast & Furious 8. Tras ponerse en contacto con su madre (interpretada por Helen Mirren) y haber confiado en él para que rescatara a su hijo del avión de Cipher (Charlize Theron), Toretto no intenta tirar a Deckard de su azotea, sino lo acoge como uno más de la familia en la tradicional barbacoa de final de película. ¿Mas crees que la explicación que da Chris Morgan basta para justificar el comportamiento de Dom? ¿Y el del resto miembros de su equipo? ¿Es que nadie recuerda ya de Han?