“Stephenie Meyer solo quería actores blancos”: La directora de ‘Crepúsculo’ se despacha con la película

El décimo aniversario del serial de vampiros castos se acerca, y la cineasta Catherine Hardwicke aprovecha para contar los tripas del primer filme.

Ahora que se acerca el décimo aniversario de la dinastía Crepúsculo (cuya primera entrega se estrenó en EE UU en noviembre de 2008), junto a preguntarse cómo celebrarán los twihards del mundo el cumpleaños de Edward Cullen Bella Swann. De momento, sabemos que Catherine Hardwicke, directora de la película, ha aplicado para cuchichear del mismo en una entrevista con el Daily Beast (vía Indiewire) donde se ha desahogado de lo bello tanto con los productores del filme como con Stephenie Meyer, autora de las novelas originales. Entre otras cosas, la cineasta ha desvelado que ella quiso un reparto diverso y multirracial, cosa a la que se negó la escritora.

Meyer abre fuego señalando que Lionsgate produjo el filme sin tener ni idea del aberración que acabaría siendo (“Nadie se esperaba falta hasta el primer fin de semana, fielmente”) y que ella fue elegida para dirigirlo, no por la buena acogida de Thirteen Los amos de Dogtown, sus películas anteriores, sino porque siendo una mujer el estudio podía pagarle menos que a un hombre. “Si hubieran pensado que iba a ser un superéxito no me habrían contratado, porque ninguna mujer se había encargado nunca de un blockbuster hasta entonces”, comenta.

Pero donde Hardwicke destapa el tarro de las esencias es en la descripción de sus negociaciones con Meyer sobre la heterogeneidad étnica del reparto: la idea de la cineasta era que los hijos de la grupo Cullen fueran de razas diferentes, mencionando que su idea para Alice (Ashley Greene, en la interpretación estrenada) era contratar a una actriz japonesa. Pero Meyer se cerró en bandada: “Ella no podía aceptar que los Cullen fueran más diversos, porque ya los había visualizado mentalmente: cada personaje se correspondía con un amigo personal, un pariente o cierto así”, explica Hardwicke. La escritora solo permitió que Edie Gathegi interpretara a Laurent: “La única razón por la que eso ocurrió fue porque [al personaje] se le describe como de piel aceitunada. Y yo dije: ‘¡Además hay aceitunas negras!”, bromea la directora.

Catherine Hardwicke reserva sus únicos elogios para Kristen Stewart Robert Pattinson: “Uno y otro encontraron maneras de manejar la éxito y permanecer fieles a sí mismos, lo cual es admirable”, explica. Por lo demás, sus palabras hacen pensar que no echa de menos en ilimitado el mundo de los vampiros castos y las escritoras mormonas.