‘The Other Side of the Wind’: Así es la última película de Orson Welles que estrenará Netflix

En 1985, Hollywood despedía a uno de los grandes actores y directivos de cine: Orson Welles. El director de Ciudadano Kane dejó como legado una amplía filmografía, y una película sin completar, The Other Side of the Wind, que había empezado a rodar en mil novecientos setenta. Netflix acaba de anunciar (via AP) que ha adquirido los derechos de la producción para por fin poder acabarla. El productor Frank Marshall, que lleva años tratando de sacar el proyecto adelante, va a ser el encargado de inspeccionar el trabajo: “No puedo creerlo, mas después de 40 años intentándolo, estoy muy agradecido por la pasión y perseverancia de Netflix, que nos ha tolerado regresar a la sala para rematar la última película de Orson”.  

The Other Side of the Wind, escrita por Welles y Oja Kodar, satirizaban el alterado panorama hollywoodiense de la temporada, con espléndidas dosis de metaficción. John Huston interpretaba al director Jake Hannafor, una vieja leyenda que desea regresar a la primera línea con una nueva y atrevida película titulada The Other Side of the Wind y compuesta por varias capas de cine dentro del cine. Si bien el filme se rodó y completó en su prácticamente totalidad, jamás ha podido ver la luz debido a varias batallas legales y burocráticas que han mantenido los negativos de lo que Welles consideraba estar “completo al noventa y seis por cien ” dentro de una caja fuerte de París, negativos que ahora se trasladarán por último a Los Ángeles.

La película fue filmada utilizando diversos formatos: de 35 mm a Super ocho, pasando por dieciseis mm. En color y en blanco y negro. Con el ojo puesto en retratar el cambio sísmico que se había producido desde la temporada del Hollywood de los grandes estudios, representado por el protagonista, a la revolución de las películas autorales de aquel momento. Welles aportó su Oscar —ganado por el guion de Ciudadano Kane— para una escena en la que Hannafor levantaba la estatuilla. “¿Veremos la última película de Welles?”, nos preguntábamos en dos mil quince. Entonces no pudo ser. Ahora todo apunta a que sí.