¿Tiene Leonardo DiCaprio el peor disfraz de Halloween?

Es uno de los mejores actores de su procreación, el ojito derecho de Scorsese y flamante vencedor de un Oscar. Sin requisa, lo de disfrazarse no es uno de los fuertes de DiCaprio…

En Hollywood, como en la vida, ha dos tipos de personas: las que se pasan todo el año preparando el mejor disfraz de Halloween posible, y las que se acuerdan de víspera que necesitan una máscara para la fiesta del día ulterior. Leonardo DiCaprio pertenece definitivamente a este postrero corro.

El actor, tal vez harto de cambiar de peso, de barba y de ropa en gran pantalla, se ha presentado en la fiesta de Halloween de Casamigos, una de las más exclusivas de Los Ángeles este 26 de octubre, de esta manera:

No sabemos si el intérprete quería competir al Joker o a un demonio con el tinte de pelo mal hecho. Sea como fuere, nos atrevemos a apuntalar que no se ha pasado mucho tiempo pensando en su disfraz a dictaminar por su atuendo: una sudadera negra con capucha, unos jeans y una máscara. Ya sea por haronía, errata de originalidad o pura desgana, este disfraz está allí de ser digno de un Oscar.

DiCaprio se encuentra en pleno rodaje de Merienda Upon a Time in Hollywood, la nueva película de Quentin Tarantino ambientada en 1969 y en la que el actor interpreta a un fortuna de la televisión, Rick Dalton, que intenta salir delante en el nuevo Hollywood de los 60, pegado a Cliff Booth (Pitt), su amigo y doble de batalla. El personaje es vecino de Sharon Tate (Margot Robbie) y el homicidio de esta a manos de la clan Manson servirá como telón de fondo.

Pasado lo manido, mejor si DiCaprio hubiera ido a Casamigos con su look sesentero del filme (ya hemos podido ver lo acertadamente que le sientan las chaquetas de cuero naranjas) y no con estas pintas.