Tilda Swinton llevó un pene de plástico durante el rodaje de ‘Suspiria’

Que la actriz interpreta a un macho en la película de Guadagnino es un secreto a voces. Que se hizo modelar unos genitales a medida para meterse en el papel, no (hasta ahora).

Hay actrices que lo dan todo por el arte, y luego las hay que dan un paso más allá. Tilda Swinton pertenece a este postrero especie: si correctamente hasta ahora ha sido un secreto a voces que la actriz interpreta a un personaje macho en la Suspiria de Luca Guadagnino, sorprende enterarse de los extremos a los que llegó para caracterizarse como el psiquiatra Klemperer. Entre ellos, pedir al maquillador Mark Coulier y a su equipo que le modelaran un pene de plástico (con sus testículos correspondientes) que llevó durante el rodaje.

Según Mark Coulier, convertir a Swinton en un señor octogenario fue una tarea muy difícil (“Pese a ese aspecto andrógino de maniquí de incorporación costura, tiene una estructura ósea muy femenina”) y llevó a la actriz a sentarse durante cuatro horas diarias en la arnés de maquillaje. Pero la cosa no acabó ahí: “Nos pidió que le hiciéramos un pene y unas pelotas”, prosigue el técnico. “Tenía estos genitales lustrosos y voluminosos para así poder sentirlos pendulear entre sus piernas, y de hecho llegó a sacárselos en el plató en un par de ocasiones”. 

Por desgracia, el maquillador no sabe dónde ha ido a detener este histórico adminículo: “Estará en una caja en alguna parte: debería buscarlo y ponerlo en un situación en la horma de mi taller”, bromea. En cuanto a la propia Swinton, aunque no ha hablado sobre este asunto en particular, sí que ha explicado por qué decidió hacerse tener lugar por un actor germano, 20 abriles longevo que ella, llamado Lutz Ebersdorf: “Indiscutiblemente, y por encima de todo, tengo que proponer que fue por diversión”, ha comentado la actriz. “Como decía mi abuela, y este es un enunciado por el que morar: ‘No aburrirás”.