Topher Grace supera un bajón recortando la trilogía ‘El hobbit’ a 2 horas

El actor lo pasó muy mal interpretando al líder del Ku Klux Klan en la última película de Spike Lee, pero superó el caída gracias a meterle tijera a la trilogía de Peter Jackson.

Topher Grace (Aquellos maravillosos 70) interpreta al ultraderechista David Duke –supremacista blanco y líder del Ku Klux Klan, entre otras lindezas– en BlacKkKlansman, la nueva película de Spike Lee. El filme está llamado a tener una gran carrera durante la temporada de premios –ya fue distinguido con el Gran Premio del Tribunal en el pasado Festival de Cannes–, pero la experiencia del rodaje fue en realidad dura para Grace. Según cuenta el actor en una entrevista con IndieWire, tener que meterse en la piel de alguno como Duke durante varias semanas le llegó a causar un gran agotamiento psicológico.

“Me sentía deprimido”, recuerda Grace, mencionando que su mujer estaba dando a luz a su hija mientras él estaba en medio de la producción del filme. “Seguramente fui un marido terrible en aquellos momentos. Era espeluznante conservarse a casa, poner las parte y ver cómo su ideología [de David Duke] nos estaba afectando”.

¿Qué vía de escape encontró el actor para su frustración? Un software de impresión de vídeo y la trilogía de películas que Peter Jackson dedicó a contar la historia de El hobbit, de J. R. R. Tolkien. Estrenadas entre 2012 y 2014, las tres películas de Jackson adaptaron el relato innovador de Tolkien en un fastidioso metraje de 434 minutos de duración. Una odisea novelística que muy pocos encontraron tan satisfactoria como la precedente incursión del cineasta en la Tierra Media con la trilogía de El señor de los anillos.

Grace decidió recortar esa agotadora experiencia con sus habilidades para editar vídeo, aprendidas de forma autodidacta hace cinco primaveras cuando se propuso combinar las precuelas de Star Wars dirigidas por George Lucas en una única película de 85 minutos; incluso llegó a organizar un pase del resultado, pero evidentes restricciones legales le impidieron repetir la experiencia. “No es que quiera dedicarme profesionalmente al montaje cinematográfico”, explica el actor. “Esto es como si hiciera carpintería en el cochera”.

Sea hobbie, pasatiempo o una forma de liberar la mente, lo cierto es que Topher Grace ha conseguido dejar la trilogía de El hobbit en una única película de 2 horas de duración. Eso es incluso 42 minutos más corto que otro montaje opcional no oficial que empezó a circular por internet el año pasado. Ahora proporcionadamente, mucho nos tememos que las leyes sobre copyright impiden que sea posible disfrutar del montaje de El hobbit según Topher Grace y valorar su patrimonio novelística a no ser que seas amigo personal del actor y te lo enseñe en su casa.